Economía

La migración no tiene efectos significativos sobre el desempleo de colombianos

Así lo detalla un informe de investigadores del Banco de la República. El flujo migratorio incrementa el desempleo, pero entre los inmigrantes.

Tiempo de lectura: 3 minutos

Bogotá — Desde que la crisis en Venezuela se ha ido acentuando en los últimos años, Colombia ha sido uno de los países que más ha recibido a los migrantes que salen en búsqueda de mejores oportunidades.

Por poner en contexto lo anterior, según la agencia de las Naciones Unidas para los refugiados, a finales de 2019 los inmigrantes desde Venezuela ya habían alcanzado más de los 4,5 millones. En Colombia hay 1,74 millones de venezolanos según las cifras más recientes de Migración Colombia, con corte al 31 de enero. En 2014 apenas se reportaban 23.573 migrantes y en 2018 esa cifra empezó a superar el millón, específicamente fue de 1′174.743.

Ver más: Cambio climático: ¿qué relación tiene la escasez del agua con la migración?

Un estudio de investigadores del Banco de la República de Medellín, escrito por Leonardo Bonilla, Leonardo Fabio Morales, Didier Hermida y Luz Adriana Flórez, detalla que el flujo migratorio incrementa el desempleo entre los inmigrantes, pero no tiene efectos significativos sobre los no migrantes.

Los expertos resaltan que “desde 2013 Venezuela enfrenta la peor crisis económica de su historia moderna. Según los datos oficiales de las cuentas nacionales en ese país, la economía se contrajo en 49,3% en el periodo 2013-2018. De acuerdo con las cifras del Banco Central de Venezuela, la inflación entre diciembre de 2013 y diciembre 2018 fue de más de 22 millones por ciento”.

Ver más: Colombia debe aprovechar la migración para internacionalizar su economía: Ricardo Hausmann

Dicho colapso, ha traído consigo desempleo, desabastecimiento y pobreza por lo cual muchas personas han decido salir de su país. Uno de los principales temores o creencias que se tienen en Colombia es que la llegada de migrantes ha afectado ampliamente el desempleo nacional, sin embargo, distintos estudios han mostrado que no necesariamente sucede ello.

Según los investigadores, la crisis venezolana que ha impulsado una ola migratoria, “ha coincidido con un periodo de incremento en el desempleo. Entre 2014 y 2018 el peso de los inmigrantes en la población en edad de trabajar colombiana pasó del 0% al 3% y la tasa de desempleo urbano, en el mismo periodo, aumentó del 10% al 11,3%”.

Ver más: Venezuela anuncia la apertura comercial en la frontera con Colombia

Sin embargo, a través del análisis realizado, los expertos ofrecen evidencia de que aunque los inmigrantes participan más que los no migrantes en el mercado laboral y tienen mayor ocupación, ello se debe a que presentan tasas de informalidad más altas.

“Los resultados sugieren que el flujo migratorio incrementa el desempleo entre los inmigrantes, pero no tiene efectos significativos sobre los no inmigrantes, en parte porque la inmigración reduce significativamente la participación laboral en este segmento, compensando el efecto negativo sobre el empleo”, explicaron al añadir que para el grupo de inmigrantes desde Venezuela, por un incremento de 1 punto porcentual (pp) en la proporción de inmigrantes, la probabilidad de estar desempleado aumenta 1,15 pp.

Ver más: ¿Por qué Maduro decide abrir la frontera de Venezuela con Colombia ahora?

Como resultado de la investigación también se expone que las pérdidas de empleo entre los no inmigrantes se concentran, principalmente, en el segmento de los trabajadores por cuenta propia y, en general, son más pronunciadas para las mujeres, los jóvenes y los individuos con baja calificación laboral.

Sin embargo, añaden, “el efecto sobre los inmigrantes es impulsado, en gran medida, por los inmigrantes extranjeros, cuya probabilidad de desempleo se incrementa en 2 pp por cada punto porcentual de incremento en la inmigración de Venezuela”.

Ver más: Colombia y Panamá pactan reforzar lucha contra el tráfico de migrantes

Por último, los investigadores comentan que el mercado laboral ha asimilado con mucha más dificultad a aquellos inmigrantes sin redes sociales de apoyo. Recomiendan que “cualquier política de mitigación de efectos adversos de la inmigración y de integración al mercado laboral debe tener en cuenta la composición de la población inmigrante, especialmente, en términos de la categorización retornados y no retornados”.