PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Actualidad

La crisis energética global es la primera de muchas en la era de la energía limpia

La transición llevará décadas, durante las cuales el mundo seguirá dependiendo de los combustibles fósiles.

Energía de viento y sol
Tiempo de lectura: 8 minutos

Bloomberg — El mundo está atravesando la primera gran crisis energética de la era de transición a energías limpias. No será la última.

La escasez que sacude los mercados de gas natural y electricidad desde el Reino Unido hasta China se está desarrollando justo cuando la demanda se recupera tras la pandemia. Pero el planeta se ha enfrentado a mercados energéticos volátiles y restricciones de suministro durante décadas. Lo que es diferente ahora es que las economías más ricas también están experimentando una de las revisiones más ambiciosas de sus sistemas de energía desde los albores de la era eléctrica, sin una manera fácil de almacenar la energía generada a partir de fuentes renovables.

PUBLICIDAD

La transición a una energía más limpia está diseñada para hacer que esos sistemas sean más resistentes, no menos. Pero el cambio real llevará décadas, durante las cuales el mundo seguirá dependiendo de los combustibles fósiles incluso a medida que los principales productores están cambiando drásticamente sus estrategias de producción.

Las diferentes energías del Reino Unido

Es un mensaje de advertencia sobre lo compleja que será la transición energética”, dijo Daniel Yergin, uno de los analistas energéticos más importantes del mundo y autor de El Nuevo Mapa: Energía, Clima y el Choque de las Naciones.

En medio de un cambio fundamental, el sistema energético mundial se ha vuelto sorprendentemente más frágil y más fácil de desequilibrar.

PUBLICIDAD

Receta para la volatilidad

Tome la agitación en Europa. Después de un invierno más frío de lo normal que agotó los inventarios de gas natural, los precios del gas y la electricidad se dispararon a medida que la demanda de las economías en recuperación creció demasiado rápido como para que los suministros mantuvieran el ritmo. Algo similar probablemente hubiera sucedido si el Covid-19 hubiera golpeado hace 20 años.

Pero ahora, el Reino Unido y Europa dependen de una combinación muy diferente de fuentes de energía. El uso del carbón se ha reducido drásticamente, habiendo sido reemplazado en muchos casos por gas de combustión más limpia. Pero la creciente demanda mundial de este año ha hecho que los suministros de gas sean escasos. Al mismo tiempo, otras dos fuentes de energía, el viento y el agua, han tenido una producción inusualmente baja, gracias a velocidades del viento inesperadamente más lentas y escasas precipitaciones en áreas como Noruega.

En otras palabras: un mercado mundial de gas tenso desencadenó un pico para los precios de la electricidad en Europa, y la transición lo amplificó.

PUBLICIDAD

El golpe que sufre Europa es una señal ominosa de los tipos de conmociones que podrían afectar a una mayor parte del mundo. A pesar de que la energía solar y eólica se vuelve cada vez más abundante y barata, muchas partes del mundo seguirán dependiendo durante décadas del gas natural y otros combustibles fósiles como respaldo. Y, sin embargo, el interés de los inversores y las empresas en producir más de ellos está disminuyendo.

Planta de Carbón

Esa es una buena receta para la volatilidad, escribió Nikos Tsafos, del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales, en un análisis reciente.

Definitivamente se están moviendo hacia un sistema que es más vulnerable”, dijo Tsafos, presidente del centro James R. Schlesinger para energía y geopolítica, en una entrevista.

PUBLICIDAD

Para ser claros, la transición en sí, imperativa para el planeta, no causó el nivel de tensión. Pero cualquier sistema grande y complejo puede volverse más frágil cuando está experimentando cambios importantes.

Demanda de energía

Todo esto está sucediendo en un momento en que se proyecta que el consumo de energía aumente un 60% para 2050, según BloombergNEF, a medida que el mundo elimina gradualmente los combustibles fósiles y cambia a automóviles, estufas y sistemas de calefacción que funcionan con electricidad.

El continuo crecimiento económico y demográfico también impulsará el consumo. Y a medida que el mundo se mueva aún más hacia todo lo digital, significará que esta mayor vulnerabilidad llega en un momento en que las personas necesitan energía confiable más que nunca.

PUBLICIDAD
Presión en los precios

El aumento en la demanda de electricidad combinado con la volatilidad del precio del combustible significa que el mundo podría transitar un período inestable durante algunas décadas. Las consecuencias probablemente irán desde períodos de inflación impulsada por la energía, que exacerbarán las desigualdades de ingresos, hasta la amenaza inminente de cortes de energía y pérdida de crecimiento económico y producción.

Consecuencias Mundiales

Los sistemas energéticos del planeta están interconectados, por lo que la crisis y su repercusión se están sintiendo en todo el mundo. La crisis ha tenido efectos en cadena en todas las industrias, obstruyendo la producción de silicio , interrumpiendo el suministro de alimentos y entorpeciendo las cadenas de suministro.

PUBLICIDAD

En Estados Unidos, los futuros del gas natural ya se han más que duplicado este año, antes del pico de demanda que viene con el frío invernal. Con el 40% de la electricidad del país ahora generada por la quema de gas, esos precios más altos inevitablemente harán subir las facturas de electricidad y calefacción.

En China, incluso cuando el gobierno presiona para impulsar la energía renovable, la economía industrial todavía depende en gran medida de los combustibles fósiles: carbón, gas y petróleo. Y cuando sus fábricas comenzaron a moverse nuevamente durante el repunte de la pandemia, el país simplemente no tenía suficiente combustible. La manufactura china se contrajo en septiembre por primera vez en 19 meses, lo que sugiere que los crecientes costos de la energía se han convertido en el mayor impacto que ha sufrido la economía desde el comienzo de la pandemia.

El gobierno de China ahora promete estabilizar la situación adquiriendo más carbón y gas natural licuado en el extranjero. Eso pone a la nación en competencia directa con Europa, amenazando con privar al continente de combustible y empeorar la crisis.

PUBLICIDAD

Habrá una pelea inevitable sobre qué exportaciones están disponibles, dejando a algunos países en desarrollo como India y Pakistán preocupados por no poder competir.

Suministros de combustible más ajustados

A medida que los principales productores occidentales, desde BP Plc hasta Royal Dutch Shell Plc, trabajan para reducir las emisiones y los perforadores de EE: UU. dan un paso atrás en su expansión, la cantidad finita de suministros exportables es cada vez más escasa.

Jeff Currie, director global de investigación de materias primas de Goldman Sachs Group Inc., señala que la inversión insuficiente en combustibles fósiles es una gran parte del problema.

Carbón en puerto

Los inversionistas que buscan los grandes retornos provenientes de nuevos negocios han invertido dinero en acciones de energía alternativa en lugar de compañías de combustibles fósiles. Otros se están deshaciendo activamente de las reservas de carbón y petróleo, considerándolas un riesgo mientras se acelera la transición energética. Y algunas empresas de combustibles fósiles han comenzado a dirigir inversiones hacia el futuro con bajas emisiones de carbono en lugar de centrarse únicamente en su antiguo papel de encontrar, bombear y entregar más petróleo y gas.

PUBLICIDAD

“En muchas partes del mundo, se ha sobreconstruido infraestructura eólica y solar”, dijo Currie en una entrevista en Bloomberg TV.

La nueva economía está sobreinvertida y la vieja economía está muerta de hambre”.

La producción de energía eólica y solar se ha disparado en la última década. Pero ambas fuentes renovables son notoriamente inconstantes: están disponibles en algunos momentos y no en otros. Y la electricidad, a diferencia del gas o el carbón, es difícil de almacenar en cantidades significativas. Eso es un problema, porque en la red eléctrica, la oferta y la demanda deben estar constantemente en perfecto equilibrio. Si deja de ser el caso, se producirán apagones.

Hasta ahora, las plantas de gas natural han servido como el respaldo estable que necesitan la energía eólica y solar. Esa interdependencia funciona bien, siempre y cuando los precios de la gasolina no se disparen.

PUBLICIDAD

Soluciones de almacenamiento

Uno de los mayores obstáculos que se avecinan será el almacenamiento de energía generada por fuentes intermitentes de viento y agua. Las soluciones existen, pero pasarán años antes de que las tengamos a la escala en la que se necesitan.La transición es tanto el desafío como la oportunidad”, dijo Amy Myers Jaffe, directora general del Laboratorio de Política Climática de la Universidad de Tufts.

Australia y California están conectando enormes baterías a la red para mantener estables las fuentes de alimentación cuando el sol se pone en las plantas solares. Ese despliegue se encuentra en etapas incipientes y las baterías en sí son limitadas, por lo general suministran electricidad durante aproximadamente cuatro horas a la vez.

Batería de iones de litio

Muchos países y empresas han puesto sus esperanzas en el hidrógeno, ya que lo ven como una forma de almacenar energía y como combustible para el transporte y la industria.

PUBLICIDAD

El hidrógeno se puede separar del agua utilizando máquinas llamadas electrolizadores que funcionan con energía renovable, siempre que sea abundante. El proceso no produce gases de efecto invernadero. Luego, el hidrógeno puede quemarse en una turbina o alimentarse a través de una celda de combustible para generar electricidad, todo sin emisiones de carbono. Y a diferencia del petróleo, el gas y el carbón, ese “hidrógeno verde” se puede producir en casi todos los lugares donde haya agua y un sol o viento fuerte.

La primera ola de plantas de hidrógeno verde aún se encuentra en etapas de planificación. Muchos de los usuarios potenciales (industrias pesadas y empresas de servicios públicos) todavía están estudiando si la solución les funcionará. El punto en el que el hidrógeno podría sustentar nuestro sistema energético global, si llega, probablemente esté a varios años de distancia.

A corto plazo, un invierno cálido en el hemisferio norte haría bajar los precios del gas y permitiría que los campos de almacenamiento se volvieran a llenar. Pero el aumento actual de los precios ha servido como recordatorio de que, incluso cuando el mundo está tratando de construir un nuevo sistema energético, todavía depende del anterior.

”No se trata solo de la capacidad de la cantidad de energía que podemos obtener en la red, se trata de la flexibilidad y la capacidad de entregar esa energía en el momento adecuado”, dijo James Basden, fundador y director de Zenobe Energy Ltd., que esttá construyendo la batería más grande de Europa.

PUBLICIDAD