Mundo

Cómo el fundador de Evergrande está tratando de salvar su imperio

La falta de apoyo público a Hui por parte de Pekín y la caída de su fortuna (US$15.000 millones este año) lo están obligando a intensificar sus esfuerzos para rescatar su imperio inmobiliario.

Tiempo de lectura: 10 minutos

Bloomberg — Cuatro años después de competir con Jack Ma por el título del hombre más rico de Asia, la fortuna del presidente de Evergrande, Hui Ka Yan, está cayendo en picado y su extenso imperio inmobiliario está al borde del colapso.

Se trata de un sorprendente cambio de rumbo para un hombre que se abrió camino desde la pobreza en la China rural hasta construir una de las mayores empresas inmobiliarias del mundo. En anteriores épocas de problemas, Hui había podido contar con la ayuda de sus amigos magnates y el apoyo del gobierno local. Esta vez, con US$305.000 millones de pasivo y la caída de los precios de los activos de la empresa, Hui parece más solo que nunca.

“No hay interés en sacarle de apuros”, dijo Desmond Shum, cuyo libro sobre sus relaciones con las élites políticas chinas, “La ruleta roja”, describe cómo una vez fue a comprar un superyate con Hui. “En la situación en la que se encuentra ahora, no creo que ninguna conexión política venga a rescatarlo”.

Lo que ocurra con Hui está abierto a la duda, incluso si conservará la propiedad de su imperio. Uno de sus aliados y también multimillonario, Zhang Jindong, perdió el control de la rama minorista de su conglomerado Suning cuando recibió un rescate respaldado por el Estado en julio, en parte porque ayudó a Hui en una situación difícil. Otros jefes de empresas en quiebra han corrido peor suerte, desde la detención hasta la ejecución.

Ver más: El contagio de Evergrande puede desencadenar ola de impagos para promotores

El imperio de Hui se está convirtiendo en una de las mayores víctimas de los esfuerzos del presidente Xi Jinping por frenar los excesos de los conglomerados alimentados por la deuda y desactivar los riesgos en el mercado inmobiliario del país. Evergrande y sus empresas afiliadas se construyeron mediante una agresiva combinación de emisión de deuda en dólares, venta de acciones, préstamos bancarios y financiación en la sombra, vías de financiación que prácticamente se han cortado. El grupo se enfrenta ahora, como mínimo, a una reestructuración de la deuda, que podría ser la mayor de la historia de China.

Incluso sus partidarios a largo plazo pueden estar perdiendo la paciencia. Chinese Estates Holdings Ltd., controlada por la familia del magnate inmobiliario y compañero de póquer Joseph Lau, ha estado vendiendo acciones de Evergrande y ha dicho que podría deshacerse de toda su participación.

Hui sigue al frente del grupo y se le vio públicamente en la celebración del centenario del Partido Comunista en la plaza de Tiananmen en julio, lo que ilustra el poder de sus conexiones políticas. El mes pasado se reunió con los empleados y firmó una declaración pública en la que subrayaba la importancia de terminar la construcción de las propiedades vendidas.

Ver más: Los bonos basura amplían su caída en medio de la preocupación por los impagos: Evergrande

Evergrande no respondió de inmediato a las preguntas en busca de comentarios.

Sin embargo, la falta de apoyo público a Hui por parte de Pekín y la caída de su fortuna (15.000 millones de dólares este año) le están obligando a intensificar sus esfuerzos para salvar su imperio, como la venta de participaciones en algunos de los activos de Evergrande que antes eran preciados. Esto incluye la venta de una participación mayoritaria en su unidad de servicios inmobiliarios a otro promotor controlado por la multimillonaria familia Chu.

Hui ha sobrevivido a muchos desafíos en el pasado. Nació en la provincia de Henan en 1958. Tras perder a su madre cuando era un bebé, fue criado por su abuela y su padre, que se ganaba la vida cortando madera. La educación le permitió salir de la pobreza. Hui se graduó en el Instituto de Ciencia y Tecnología de Wuhan en 1982, justo cuando Deng Xiaoping estaba abriendo la economía. Tras trabajar en una empresa siderúrgica, dejó su empleo en 1992 para probar suerte en el sector inmobiliario.

Expansión del imperio

Fundó Evergrande en 1996 en la ciudad sureña de Guangzhou, y en las siguientes décadas convirtió la empresa en un coloso que controlaba un terreno cinco veces mayor que el de Manhattan. Hui no se limitó a la propiedad, sino que acumuló intereses en equipos de fútbol y voleibol, agua embotellada, entretenimiento en línea, banca y seguros. Prometió eclipsar a Elon Musk con la “empresa de automóviles de nueva energía más poderosa del mundo”.

A medida que la empresa crecía, también lo hacía la riqueza de Hui. Su fortuna personal se engrosó hasta los US$42.000 millones en su punto álgido en 2017. Su participación mayoritaria en Evergrande significó que se benefició generosamente de los dividendos, embolsándose 8.000 millones de dólares solo desde 2011, según los cálculos de Bloomberg.

Sus empresas compraron lujosas mansiones, incluida una en Sídney que tuvo que ser vendida en 2015 después de que el gobierno australiano descubriera que la compra violaba las normas de inversión extranjera. Era el único director de una empresa que poseía una casa de 100 millones de dólares en las colinas de la isla de Hong Kong, antes de dimitir recientemente, según los registros de la empresa.

Hui se aseguró de alinear su negocio con áreas que encajaban con las prioridades de los líderes del Partido Comunista de China, especialmente Xi, desde convertir al país en un líder tecnológico mundial hasta ganar la Copa del Mundo. Es miembro del Comité Consultivo Político, que ayuda a asesorar al gobierno en materia de política. En 2018, fue incluido en una lista oficial de 100 empresarios destacados.

Hui pregonó los millones de puestos de trabajo que creó la empresa y los miles de millones de yuanes pagados en concepto de impuestos. También se erigió en filántropo, encabezando la lista de Forbes de China por sus donaciones benéficas.

“Todo lo que hay en Evergrande es del partido, del país y de la sociedad”, dijo Hui en un discurso ese mismo año. “Así que debemos asumir la responsabilidad social”.

La nueva era

Sin embargo, cada vez era más preocupante el tamaño de las deudas de la empresa, que en 2018 se habían hinchado a más de 100.000 millones de dólares. Ese año, el banco central de China señaló a Evergrande por tener el potencial de plantear riesgos sistémicos para el sistema financiero, junto con HNA Group, Tomorrow Holding Co. y Fosun International Ltd. La era de los conglomerados chinos que se expandían mediante agresivas adquisiciones impulsadas por la deuda estaba llegando a su fin.

Hui, que se comprometió a reducir su dependencia del apalancamiento, recurrió, como había hecho a menudo en el pasado, a sus amigos y a sus contactos empresariales para conseguir dinero.

Sus empresas anotaron unos US$3.600 millones en transacciones desde 2018 con los imperios inmobiliarios dirigidos por otros tres magnates chinos, miembros del llamado Club de los Dos Grandes por su afición a un juego de póker del mismo nombre. Entre ellos se encuentra Lau de Chinese Estates. Entre sus inversiones estaba la compra de participaciones en las unidades de coches eléctricos y servicios inmobiliarios de Hui, así como en una plataforma de ventas online.

Pero los reguladores siguieron apretando las tuercas. Los préstamos en la sombra -financiación no bancaria que representaba casi un tercio de la deuda de Evergrande en 2019- se secaron, se examinó el endeudamiento opaco a través de empresas conjuntas y los reguladores impidieron nuevos préstamos con su política de “tres líneas rojas” para limitar el apalancamiento.

Estas medidas contribuyeron a desencadenar una crisis de liquidez para Hui en 2020. El fracaso de la salida a bolsa de la unidad continental de Evergrande la dejó en la cuerda floja con hasta 20.000 millones de dólares en reembolsos a los inversores. Una carta filtrada de Evergrande al gobierno provincial de Guangdong (documentos que, según la empresa, eran falsos) advertía de que la empresa se enfrentaba a un posible impago que podría hacer tambalear el sistema financiero. Poco después, se llegó a un acuerdo para evitar la mayor parte de los reembolsos, respaldado por los funcionarios locales. Hui dio un paso atrás, pero no por mucho tiempo.

Las disputas con los proveedores por las facturas impagadas empezaron a ser noticia. Algunos pidieron la congelación de activos, otros paralizaron los proyectos. El apoyo local disminuyó, al menos públicamente, a medida que Xi intensificaba su ofensiva contra el sector inmobiliario y seguía adelante con su campaña para crear “prosperidad común”. Entre bastidores, los funcionarios instaron a Hui a resolver los problemas de deuda de su empresa lo antes posible.

A pesar del tamaño de Evergrande, hay pocas señales de que Pekín vaya a actuar para ayudar.

Hu Xijin, redactor jefe del tabloide estatal Global Times, dijo en un post de Weibo el mes pasado que empresas como Evergrande no pueden ser “demasiado grandes para fracasar” una vez que explotan. “Deben tener la capacidad de salvarse a través del mercado”, dijo.

Evergrande ha conseguido algunas promesas de apoyo por parte de las autoridades locales, como los funcionarios de Tianjin, que se comprometieron a ayudar a la unidad de vehículos eléctricos de la empresa a producir su primer coche a principios del próximo año. Pero un rescate importante enviaría el mensaje equivocado cuando Xi está tratando de frenar a los multimillonarios y cerrar la brecha de riqueza de la nación, dijo Donald Low, director del Instituto de Estudios de Mercados Emergentes de la Universidad de Ciencia y Tecnología de Hong Kong.

“Rescatar a Evergrande crea un riesgo moral, aumenta la probabilidad de que se produzcan más atracones de deuda como el de Evergrande y, quizá lo más importante, socava los esfuerzos del Presidente por promover la prosperidad común, ya que un rescate sería visto -correctamente- como un subsidio masivo para los ricos”, dijo Low.

En lugar de ello, Hui ha intensificado la venta de activos para encontrar el dinero necesario para pagar a los numerosos acreedores de la empresa, desde los inversores minoristas que exigen el pago de unos 40.000 millones de yuanes en productos de inversión de alto rendimiento de Evergrande, hasta los 1,6 millones de compradores de viviendas que depositaron sus ahorros en apartamentos que aún no se han construido, así como los tenedores de bonos. La empresa es el mayor emisor de bonos basura de Asia. Las firmas internacionales de calificación han rebajado repetidamente la deuda de la empresa a medida que crecía la preocupación por el impago.

El mes pasado, Evergrande acordó vender parte de su participación en un banco continental al gobierno local, en un acuerdo que, según S&P Global Ratings, supuso el primer paso para resolver la crisis de liquidez de la empresa. Evergrande también negoció la venta de una participación del 51% en su unidad de servicios inmobiliarios a Hopson Development Holdings Ltd., informó Cailian el 4 de octubre.

“Si consiguen vender esta unidad con éxito, ayudará a pagar las deudas a corto plazo, pero también limitará el crecimiento futuro de la empresa”, dijo Kenny Ng, estratega de Everbright Sun Hung Kai Co.

La presión va en aumento. Evergrande no ha dado ninguna indicación de que haya pagado dos cupones de bonos en dólares recientes, a pesar de que los reguladores financieros han animado a la empresa a tomar todas las medidas posibles para evitar un impago a corto plazo de los bonos en dólares. Ha dejado de pagar los intereses a al menos dos de sus mayores acreedores bancarios. Las acciones de la empresa -que actualmente están suspendidas- han caído un 80% este año, mientras que sus bonos en dólares están en mínimos históricos.

Mientras tanto, el contagio se está extendiendo a otras partes del sector inmobiliario, provocando un aumento de los riesgos de impago a medida que los promotores más débiles luchan por cumplir con sus próximas obligaciones. Los rendimientos de los bonos basura en dólares del país se han disparado hasta alcanzar su nivel más alto en casi una década.

El tiempo dirá si el multimillonario puede encontrar la manera de salir de su actual desafío. Incluso si lo consigue, es probable que su imperio tenga un aspecto muy diferente, ya que Xi sigue con sus ambiciosos planes de remodelación de la economía china.

La reducción de la mano de obra significa que “China debe depender exclusivamente de la productividad para el crecimiento económico”, dijo Alejandra Grindal, economista jefe de Ned Davis Research. “Una empresa inmobiliaria excesivamente apalancada e improductiva, como Evergrande, no favorece una perspectiva productiva”.

-- Con la ayuda de Venus Feng, Candice Zachariahs y Kevin Dharmawan.