Actualidad

Con la oposición en modo halcón, ¿cómo será el Congreso post elecciones?

Con mayor equilibrio de fuerzas en ambas cámaras, el oficialismo deberá ajustar aún más su cintura política, o apostar al ejecutivismo y a los DNU. Pero, ¿a Juntos por el Cambio le sirve esta postura? Opinan los especialistas.

Tiempo de lectura: 3 minutos

Buenos Aires — El resultado de las Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO) dejaría un Congreso aún más equilibrado entre las dos principales fuerzas: el Frente de Todos y Juntos por el Cambio. De repetirse los números de las primarias el 14 de noviembre, el Frente de Todos conservaría la primera minoría en Diputados pero con menos bancas y más cerca de la oposición, mientras que sí perdería la mayoría en el Senado.

La sesión de este martes, en la que Máximo Kirchner ─jefe del bloque del Frente de Todos en Diputados─ no logró alcanzar el quorúm para dar inicio al debate evidenció las dificultades que enfrentará el Gobierno en su agenda legislativa. Y más cuando se trataba de un proyecto ─etiquetado frontal─ que reunía apoyos transversales.

Con un Congreso aún más equilibrado: ¿se producirá con mayor frecuencia la foto del martes después de las elecciones? ¿Será la tendencia de los próximos dos años?

VER MÁS: Canje de deuda por acción climática: ¿es factible la propuesta de Argentina al FMI?

Análisis

“Juntos por el Cambio siente la presión electoral de traducir un resultado triunfante en hecho. Un buen resultado no es sólo un respaldo hacia 2023, creen que tiene que materializarse en cambios institucionales en el Congreso ahora”, señala Julio Burdman, politólogo y director de Observatorio Electoral. Y esos cambios, en un escenario similar al de 2009, podrán incluir un reclamo “no sólo de la presidencia o de las comisiones sino también el monitoreo directo sobre el Banco Central, a partir de la capacidad de nombrar funcionarios o pedir que rinda cuentas al Congreso”.

Lucio Guberman ─consultor político─ en parte, señala que si el resultado no varía demasiado respecto al de las PASO el Frente de Todos aún conservará los bloques más numerosos, con la posibilidad de alcanzar el quórum con aliados, pero que una derrota numérica será un llamado atención, “porque coordina las expectativas de mercado, de gobernabilidad”.

Además, señala que el oficialismo va a necesitar acuerdos para no terminar “colgado del travesaño”, es decir, muy a la defensiva. ¿Dónde están esos acuerdos? Según Guberman, en los gobernadores: “No se visualiza otros espacios que pueda sumar el Gobierno”.

¿Le sirve a Juntos por el Cambio?

Una postura más combativa, ¿es favorable para el principal espacio opositor? Según Burdman podría ser un gran error estratégico, ya que la oposición correría el riesgo de quedar pegada a la actual crisis social y económica, desgastando su legitimidad antes de tiempo.

Es un error, porque comienzan a tomar cartas de una Argentina en crisis, en una especie de formato de cogobierno, y eso es algo que no le conviene”.

Guberman señala otra razón que puede perjudicar a JxC: “Los lugares en la cámara no definen mucho hacia 2023, aunque sí pueden dar fuego a algunas figuras, ¿pero eso es bueno? Con los espacios de visibilidad actual ya tenes una puja interna grande”.

ADEMÁS: Los 10 destinos preferidos por los argentinos para este fin de semana XL

¿Hay margen para una oposición más dialoguista?

“Todo este año no habrá moderación, ni en la campaña ni después. El clima de la discusión de autoridades de la cámara va a ser en clima halcón”, aporta Burdman, mencionando a María Eugenia Vidal como una de las figuras que más va a representar esta posición. Y agrega: “No van a bloquear acuerdo con el fondo, pero sí nombramientos varios y se va a meter en todo lo que pueda en espacios de poder”.

Según Guberman, “hay que ver si prima la responsabilidad de unos y otros y se encamina alguna agenda en común todo lo contrario, entre las urgencias del gobierno y cierto oportunismo opositor escala la crisis”. El politólogo santafesino ve más probable el segundo escenario.

Burdman, en parte, señala que para al Gobierno le conviene “una oposición retóricamente dura pero negociadora a puertas cerradas”. Además, agrega que la incorporación de Juan Manzur como Jefe de Gabinete es resultado de un Gobierno que se prepara para apostar “al ejecutivismo todo lo que pueda.

“No me veo llorando republicanismo a Manzur. Si me bloqueás mando decreto”, concluye.

Mariano  Espina

Mariano Espina

Periodista argentino, especializado en política. Estuve en las redacciones del diario El Economista y el portal Data Clave. Licenciado de periodismo de la Universidad de El Salvador.