PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Brasil en español

Conductores de Uber disminuyen en Brasil a medida que costo de combustible reduce márgenes

Los conductores del mayor mercado de la compañía después de EE.UU. están abandonando el trabajo ya que el sueldo no cubre las facturas.

Tiempo de lectura: 4 minutos

Bloomberg — Los brasileños tienen un problema más en estos días para sumar a su lista pandémica: cada vez es más difícil tomar un Uber.

Los precios de la gasolina, que se han disparado casi un 40% con respecto al año anterior a más de 7 reales por litro en algunas ciudades (aproximadamente el equivalente a US$4,85 el galón), están aumentando las facturas de los conductores y haciendo que muchos renuncien al trabajo en el mayor mercado de Uber Technologies Inc. fuera de EE.UU.

PUBLICIDAD

El encarecimiento del combustible representa la mayor parte de la inflación de Brasil, que ahora supera el 10% anual por primera vez desde 2016.

Después de cinco años de conducir a los usuarios de la app por Río de Janeiro, Luciana Carvalho, de 51 años, volvió a trabajar como guía turística en enero cuando se dio cuenta de que los precios del combustible subían constantemente mientras sus tarifas se mantenían estables. “Los números no cuadran cuando pasas 10 o 12 horas en la calle y ganas menos que hace un año”, afirma.

Muchos automovilistas se están manteniendo fuera de las carreteras hasta que bajen los costos. Otros están tomando decisiones más permanentes: vender sus autos o devolver los vehículos rentados para buscar otras fuentes de ingresos.

PUBLICIDAD

En San Pablo, la mayor ciudad de América Latina y una de las más activas del mundo para Uber, el 25% de los conductores de la plataforma y del competidor local 99, propiedad de la china Didi Global Inc, han renunciado desde el comienzo de la pandemia, según la Asociación de Conductores de aplicaciones de la ciudad, o Amasp.

Los problemas de Uber son solo uno de los muchos causados por el aumento de los precios del combustible en América Latina. En Brasil, el presidente Jair Bolsonaro se ha enfrentado a la amenaza constante de una huelga de camioneros, descontentos con el aumento de los costos del diésel, así como a una caída de popularidad a medida que el gas para cocinar se encarece. En México, el presidente Andrés Manuel López Obrador impuso recientemente topes a los precios del gas para cocinar, que han hecho que la inflación duplique el objetivo del banco central.

También es un problema mundial. A medida que la pandemia retrocede y la gente vuelve al trabajo, los precios de la energía suben en todas partes, mientras los proveedores luchan para mantener la demanda. Las gasolineras se han quedado sin combustible en Reino Unido, mientras que China está absorbiendo las existencias disponibles antes de lo que probablemente será un gélido invierno.

PUBLICIDAD

Ver más: Reino Unido toma medidas de emergencia en medio de crisis de combustible

La pérdida de conductores de Uber, y el consiguiente aumento de los tiempos de espera para conseguir un auto, han molestado a los pasajeros de todo el mundo. Los gastos relacionados con los esfuerzos de la empresa con sede en San Francisco para atraer a los trabajadores contribuyeron en gran medida a que sus pérdidas fueran mayores a lo esperado en el segundo trimestre.

Escasez de autos

Para complicar aún más las cosas en Brasil, muchos conductores que trabajan para Uber no son propietarios de sus vehículos, y las empresas de renta de autos han aumentado las tarifas debido en parte a la escasez de automóviles. Teros, una consultora de San Pablo, estima que las agencias de rentas han aumentado los precios en más de un 20% este año.

PUBLICIDAD

Aquellos que permanecen detrás del volante optan por trabajar para servicios más costosos como “Uber Black” o suelen rechazar viajes de menor costo.

“He estado en números rojos durante los últimos tres meses”, dijo Joyce Travassos, de 56 años, conductora en Río de Janeiro. “Necesito reemplazar cuatro llantas y no tengo los medios para hacerlo; tienes que considerar realmente a dónde vas” en tus recorridos, dijo.

“Hay que ser estratégico”, dijo el conductor de San Pablo Jeter Magno Cruz dos Santos. “Un conductor que no sea estratégico no durará”.

PUBLICIDAD

Uber y 99 aumentaron el porcentaje de las ventas que los conductores se llevan a casa en septiembre, pero eso no les ayudó a hacer frente a los crecientes costos.

“Los ajustes no trajeron ningún alivio”, dijo Eduardo Lima, presidente de Amasp. “Si no conseguimos mejores tarifas o un respiro en los precios del combustible, aún más automovilistas abandonarán” las plataformas.

PUBLICIDAD

Uber dijo en un comunicado que Brasil se enfrenta a un “escenario de alta demanda” con la reapertura de las ciudades, y que los precios de sobrecarga se activan automáticamente cuando los viajes superan a los conductores. “Para los conductores, es un incentivo para servir a las zonas más concurridas y ayuda a reequilibrar el mercado ahora”, dijo Andre Monteiro, un portavoz de Uber.

Eso puede hacer poco para ayudar a los brasileños desesperados por viajar.

Después de un viaje nocturno el mes pasado desde Belo Horizonte a San Pablo, Eunice Ferreira de Souza se quedó varada en una estación de autobuses al amanecer. Ocho conductores de la aplicación aceptaron y luego cancelaron el viaje de la estilista de 35 años antes de que consiguiera que la llevaran a casa.

PUBLICIDAD

“Hoy en día, cada vez que un conductor acepta, envío inmediatamente un mensaje prometiendo una propina”, dijo.

--Con la asistencia de Maria Eloisa Capurro.

PUBLICIDAD