Mercados

El petróleo se acerca a los US$85, crisis energética aumenta la demanda

Los precios de combustibles como el carbón y el gas natural aumentan en Europa y Asia debido a menores inventarios antes de la temporada de invierno.

Tiempo de lectura: 1 minuto

Bloomberg — El crudo en Londres se acercaba a los US$85 el barril debido a que la crisis energética mundial impulsa la demanda de petróleo de cara al invierno.

Los futuros del Brent habían subido hasta un 2,7% para ubicarse en su nivel más alto desde octubre de 2018. Los precios del carbón y el gas natural se han disparado en Europa y Asia mientras las reservas se están agotando antes del invierno del hemisferio norte, lo que ha provocado un cambio a productos derivados del petróleo como el diésel y el combustóleo.

El mercado se está tensando rápidamente a medida que la Organización de Países Exportadores de Petroleo (OPEP) y sus aliados mantienen su plan de revertir gradualmente los recortes de producción. La estructura de precios es alcista, ya que la diferencia entre los dos primeros contratos de crudo de Nueva York es la más amplia en más de dos años, lo que indica una reducción de las existencias en el centro de almacenamiento estadounidense de Cushing.

El Brent, la referencia mundial, ha subido alrededor de 20% desde mediados de agosto, a medida que se intensifica la crisis energética. Saudi Aramco estima que la escasez de gas ya ha aumentado la demanda de petróleo en unos 500.000 barriles diarios, mientras que Citigroup calcula que podría llegar a cerca de 1 millón al día en un escenario alcista.

Citi elevó su estimación para el precio del Brent para este trimestre a US$85 el barril, pudiendo llegar hasta los US$90 en algunos momentos, debido a “la mayor demanda, la pérdida de oferta, el cambio de gas a petróleo y el contagio de los precios este invierno”, según un informe.

Sin embargo, existe la posibilidad de que las señales de desaceleración del crecimiento mundial, en parte debido al aumento de los precios de la energía, alivien parte de la presión de la demanda sobre el crudo. Goldman Sachs Group Inc. recortó sus pronósticos de crecimiento de EE.UU. para este año y el próximo, atribuyendo la decisión a un retraso en la recuperación del gasto de los consumidores. Las crisis energéticas en China e India también pueden provocar una desaceleración en Asia.