Negocios

Antonio Aracre: ‘Ya hay que ver que se hace después del congelamiento’

En el marco del 57° Coloquio de IDEA, el Director General de Syngenta se manifestó contra el cepo a la agroindustria, el congelamiento de precios y el proyecto de reforma laboral.

Tiempo de lectura: 4 minutos

Buenos Aires — Durante el 57° Coloquio de IDEA, políticos y empresarios coincidieron presencialmente por primera vez, tras un 2020 marcado por la pandemia. En esta primera jornada Antonio Aracre, director general de Syngenta fue de la partida entre los ejecutivos que se acercaron a presenciar los distintos paneles del día.

Además: Las 10 definiciones clave de Martín Guzmán en la apertura de IDEA

Bloomberg Línea: ¿Qué mirada tiene acerca de las últimas restricciones impuestas por agricultura?

Antonio Aracre: Este país tiene un problema enorme para poder salir del estancamiento en el que está, cuyo principal problema hoy es la inestabilidad macroeconómica y la escasez de dólares. Casi que una se alimenta de la otra. Gran parte de la solución a ese problema es exportar más, porque si exportas menos se restringe ese crecimiento. Exportando más se tiene más superávit y se obtienen esos dólares que permiten contrarrestar esa demanda que tienen aquellas personas que tienen incertidumbre y que encuentran en el dólar la única forma de refugio al flagelo de la inflación. Cualquier medida que pase por limitar las exportaciones y que afecten el complejo agroindustrial me parecen erróneas, sean el maíz o la carne.

¿Las causas que generaron esas medidas las convalidan?

Para el motivo detrás del cual apuntan esas restricciones, esas medidas no son suficientes. Bajar el precio de la carne, o del pollo que se alimenta en base a maíz bajando las exportaciones. Hay otras medidas más eficientes para llegar a la mesa de los argentinos con precios más accesibles. Ya existen las retenciones, que es un impuesto bastante distorsivo que desalienta las exportaciones y que no nos podemos sacar de encima desde hace 30 años. Conceptualmente, aquellos que defienden esa postura dicen que es la manera de regular el precio internacional y el precio interno. Pero para que eso sea así, hay que agarrar esa masa de retenciones y dedicarlas al subsidio de la producción local, para que con ese subsidio el costo se deprima y llegue con un precio más bajo. Hoy ingresan por renta general y se la destinan a mitigar el gasto público. O sea se duplican los esfuerzos para desalentar las importaciones que es lo que menos tenemos que hacer.

¿Y por qué cree que se vuelcan a una medida tan contradictoria?

Entiendo igual la desesperación del Gobierno que ve que la inflación se dispara y la gente no logra llegar a la canasta básica de alimentos. Hay que trabajar sobre el nivel de la competencia, hay mucha concentración en la oferta y eso hace que no se generen precios competitivos en el mercado. La Ley de Góndolas tenía ese objetivo, pero no sé si falló la aplicación o los controles. Hay muchas empresas que tienen distintas marcas y eso tampoco es competencia. Ahí hay que hacer un análisis completo en la cadena de alimentos y hacer que se compita más. Estos controles te pueden funcionar 60 días para frenar esa inercia.

¿Hoy se conoció un pre acuerdo de congelamiento de precios por 90 días, cómo lo ve?

Me parece bien si están todos de acuerdo, pero ya hay que empezar a discutir qué se hace después de los 90 días. Y si se retrotrae a [los precios de] julio, como está previsto, hay que ver si se puede sostener. Creo que hay que trabajar sobre el síntoma y no sobre las causas. Si se quiere preservar los ahorros, van a tener que aumentar, porque en dólares no tiene nada que ver con lo que se ganaba tiempo atrás. Entonces, despacito, van aumentando y por eso impacta la brecha, porque hoy el único dólar que se puede comprar es el de $180. La brecha juega, y en algunos sectores la dolarización de la renta intenta hacer presión sobre los precios.

¿En Syngenta impactó el precio?

Somos una impresa importadora muy grande que nos preparamos para un contexto de escasez de dólares, con un proyecto de sustitución de importaciones que nos permitió establecer un plan con la Secretaría de Industria que nos permita contar con las aprobaciones de este año para abastecer el mercado. Tenemos problemas logísticos, porque China está redefiniendo sus políticas de seguridad, energéticas y medioambientales, y eso hace que se ralentice la entrega de algunos recursos que ya se hacen sentir.

¿Qué opina sobre el proyecto laboral que presentaron los empresarios en este Coloquio?

Me parece interesante todo lo que tenga que ver con simplificar los procesos, reducir los costos laborales, la toma de gente. La verdad son aspectos marginales, porque el empleo con impacto se va a generar cuando la Argentina empiece a crecer y haya demanda genuina de trabajo. En empleo joven, reduzcamos las cargas sociales, o [busquemos] un esquema de conclusión de contrato más flexible. No para los que están, sino para los jóvenes. Son medidas que van a contribuir en un contexto de crecimiento. En un contexto de estancamiento o achicamiento no hay incentivo fiscal que funcione.

¿Cómo ve el tema de la doble indemnización y la prohibición de despidos?

Creo que es un tiempo que ya pasó. Estamos con un [crecimiento del] PBI de 7-8% para este año. Ojalá se resuelvan temas en la política que hagan que haya un crecimiento de 3 o 4 por ciento [el año que viene]. Pero ya tenemos que ir descomprimiendo alguna de las dos cosas.

Consultá el Monitor COVID-19 de Bloomberg Línea

Lorena Guarino

Lorena Guarino

Periodista argentina, especializada en negocios y economía desde hace más de 15 años. Fue editora general de Forbes Argentina y anteriormente se desarrollo en diarios como La Nación, El Cronista Comercial y Buenos Aires Económico e Infobae entre otros.