Negocios

Qué esperar de los reportes financieros al tercer trimestre en México

El periodo julio-septiembre continuará siendo uno de crecimiento, en línea con lo que sucedió en la primera mitad del año.

Tiempo de lectura: 3 minutos

Ciudad de México — La temporada de reportes trimestrales de las empresas que cotizan en el mercado accionario mexicano vuelve en los próximos días.

En las siguientes semanas, hasta el 28 de octubre, las grandes compañías de México abrirán a los inversionistas un torrente de información sobre el desempeño de sus ventas, la rentabilidad de sus operaciones y las ganancias o pérdidas que obtuvieron durante el verano y los principales ejecutivos serán cuestionados sobre los factores que influyen en diversos aspectos de su negocio.

Bloomberg Línea consultó a un par de analistas para ofrecer una hoja de ruta sobre algunos de los puntos a considerar durante el periodo, en medio de un contexto de recuperación tras un 2020 marcado por la pandemia. También sobre los temas a tomar en cuenta sobre las expectativas que tendrán las empresas en el futuro cercano, ante un 2022 a la vuelta de la esquina.

Un trimestre de crecimiento, pero moderado

El tercer trimestre continuará siendo de crecimiento, en línea con lo que sucedió en la primera mitad del año. Esto no es particularmente complicado ante la baja registrada en 2020, principalmente durante el segundo trimestre, que coincidió con medidas de aislamiento más severas.

Entre julio y septiembre de 2020, si bien la incertidumbre continuaba, la nebulosa sobre el efecto del Covid-19 comenzaba a despejarse. Por este motivo, la base comparativa no será tan sencilla como la registrada en el segundo trimestre.

“Se mantiene esta tendencia de recuperación. Lo que vamos a esperar es que vamos a ver tasas de crecimiento más moderadas. Va a ser un trimestre positivo”, dijo Marissa Garza, directora de Análisis bursátil de Grupo Financiero Banorte.

Brian Rodríguez, analista de Monex, coincidió con la perspectiva de Garza.

“En el tercer trimestre esperamos una desaceleración del crecimiento respecto a los periodos previos, la base comparable, aunque sigue siendo fácil, no contempla el periodo de mayor afectación que fue el segundo trimestre”.

—  Brian Rodríguez, analista de Monex

La expectativa de Banorte para el periodo es un crecimiento de 8,5% en ingresos y un alza de 12,8% en el flujo operativo o EBITDA. Los estimados de Monex para las empresas que forman parte del principal índice, el S&P BMV IPC, consideran un crecimiento en ventas y EBITDA de 9.7% y 30% respectivamente.

La reactivación económica es el factor detrás del crecimiento. En paralelo al beneficio que algunas de las emisoras obtienen por el alza en el precio de las materias primas, así como del precio de los metales.

Las adquisiciones estratégicas que han realizado algunas de las empresas también es un factor, de acuerdo con Garza.

A la par de que las compañías mantienen estrategias enfocadas a mejorar la rentabilidad, ante un creciente ambiente de alza en el precio.

Inflación sigue presionando

El efecto del incremento en el precio de los insumos y principalmente de los energéticos será un factor a considerar.

Para Ontiveros, esto traerá un efecto negativo a las aerolíneas y otras empresas de transporte como Grupo México Transportes, la unidad ferroviaria de Grupo México. El Puerto de Liverpool, la mayor compañía de tiendas departamentales del país, también podría verse afectada por este factor, ante cuestiones de logística de distribución y de última milla.

El tema de los energéticos podría ejercer presión en los resultados de algunas emisoras durante el tercer trimestre, de acuerdo con Garza. La experta consideró que el efecto en el alza del precio de otros insumos no será, por aorta, tan severo, debido a que las compañías cuentan con coberturas, que les permiten tener certidumbre sobre el precio.

Sin embargo, el tema de la inflación será un punto a considerar en las perspectivas para el próximo año. De continuar el próximo año el tema de los energéticos, las disrupciones de la oferta y el alza en las materias primas podrían generar vientos en contra, generando una perspectiva de cautela para el próximo año.

“Más que a los resultados hay que tener en cuenta (si esta presión) pueden mermar o no la perspectiva de crecimiento en utilidades para el próximo año”, dijo Garza.

Preparan reservas

Si preservar la liquidez fue el nombre del juego durante 2020, el próximo año las compañías podrían tener una perspectiva de cautela y mantener reservas para poder defenderse ante un potencial impacto económico, de acuerdo con Brian Rodríguez.

Las reservas podrían ser un escudo que permitan sortear de mejor manera las presiones que la inflación en costos pudieran tener en su flujo operativo, en medio de una perspectiva de la potencial eliminación de estímulos y alzas en las tasas de interés.

“Las empresas que se vieron fortalecidas de estructura de capital, lo van a mantener cómo están, están más fortalecidas a como iniciamos 2020 con todos los temas de la pandemia”, dijo Garza.

Ver más: Carlos Slim está fortaleciendo su estrategia de cara al 5G

Michelle del Campo

Michelle del Campo

Reportera mexicana especializada en empresas. Me gusta cubrir temas relacionados con sustentabilidad, empresas de reciente creación y asuntos transfronterizos. Anteriormente formé parte de Infosel-Sentido Común, Transparencia Mexicana y la Fundación Este País.