Brasil en español

Bolsonaro dice que quiere privatizar Petrobras; sus acciones suben

Bolsonaro no dio más detalles sobre los comentarios, realizados durante una entrevista transmitida en su página de Facebook.

Tiempo de lectura: 1 minuto

Bloomberg — El presidente brasileño, Jair Bolsonaro, dijo el jueves que quiere privatizar Petrobras, la petrolera estatal que está bajo presión política para bajar los precios de los combustibles.

Las acciones de Petróleo Brasileiro SA ampliaron una subida que lleva cuatro días en São Paulo tras los comentarios, superando al indicador bursátil local. Las acciones de Petrobras subían un 1,1% a las 11 a.m. hora local, mientras que el índice de referencia Ibovespa caía. Bolsonaro no dio más detalles sobre los comentarios, realizados durante una entrevista transmitida en su página de Facebook.

El aumento de los precios de la energía ha erosionado la popularidad de Bolsonaro de cara a su búsqueda de la reelección en los comicios del próximo año y han puesto a Petrobras bajo escrutinio político en un país con un historial de subsidios a los combustibles. El presidente de la petrolera con sede en Río de Janeiro, Joaquim Silva e Luna, ha sido interpelado en el Congreso por el aumento de los precios de los combustibles, pero ha dicho que la empresa seguirá ajustándose a los niveles internacionales. El petróleo en Nueva York se disparó a más de US$81 por barril el jueves después de que la Agencia Internacional de Energía se convirtiera en la más reciente autoridad en decir que la escasez de gas natural está impulsando la demanda de crudo.

De privatizarse Petrobras, probablemente no ocurrirá pronto. El ministro de Economía, Paulo Guedes, dijo el mes pasado que Brasil planea privatizar la empresa dentro de la próxima década. El miércoles sugirió que Petrobras podría vender acciones y utilizar los ingresos para programas sociales.

Ver más: Paulo Guedes promete privatización de Petrobrás dentro de los próximos 10 años

La privatización de Petrobras, así como del estatal Banco do Brasil, protegería a las empresas de la interferencia política. A pesar de haber nombrado a un exgeneral para dirigir Petrobras, el Gobierno de Bolsonaro ha permitido que la empresa se gestione de forma independiente.