Grupo Evergrande
Tiempo de lectura: 3 minutos

Bloomberg Opinión — Beijing se ha mantenido firmemente al margen mientras los desarrolladores inmobiliarios fallan en el pago de sus deudas, cayendo como fichas de dominó. El gobierno central se muestra reacio a rescatar a empresas como China Evergrande Group y pide a funcionarios locales que se preparen para su desaparición. Pero los operadores de bonos corporativos están desatando la peor venta masiva en una década. ¿En qué momento parpadeará China? ¿O no lo hará?

Pero ningún país puede desapalancar en un entorno deflacionario. Eso es Renta Fija básica. En el caso de los desarrolladores, su capacidad para pagar sus deudas mejora si pueden cobrar precios más altos. Eso significa que los precios de las viviendas deben subir con el tiempo. Pero este año, varios niveles del gobierno implementaron hasta 400 medidas para enfriar los precios en un mercado inmobiliario al rojo vivo.

En la primera mitad de 2021, las más de 50 empresas del sector que cotizan en bolsa tenían US$2,5 billones en pasivos, casi el doble que en 2017. Eso es aproximadamente el 17% del PIB de China, según muestran los datos compilados por Bloomberg Opinion.

Incluso sin la intervención del gobierno, los desarrolladores estaban luchando con una baja rentabilidad. Modern Land China Co., que solicitó una prórroga de tres meses por un pagaré de US$250 millones con vencimiento el 25 de octubre, estaba generando un flujo de caja operativo negativo en tres de los últimos cuatro años. También lo fue Guangzhou R&F Properties Co, cuyos cofundadores recientemente se apresuraron a apuntalar el balance de la empresa y nuestro buen Evergrande. Según algunas medidas macroeconómicas, la industria en general ha acumulado un deuda de US$5 billones. A veces, tienes que preguntarte por qué están siquiera operativas.

Las medidas de enfriamiento, que van desde el racionamiento hasta el control de precios, hacen que el panorama sea aún más feo. Durante las vacaciones de la Semana Dorada de octubre, las ventas de viviendas residenciales se desplomaron en las ciudades medianas del país en relación al año anterios: las del nivel 2, como Wuhan, lo hicieron en un 55% y Suzhou un 45%, y las más pequeñas, en el nivel 3 como el centro de fabricación de la provincia de Guangdong de Dongguan, cayó un 53%.

La deflación puede ser obstinada. Una vez que los hogares chinos esperan una desaceleración generalizada, no se dirigirán al mercado para comprar propiedades. En su lugar, esperarán. Eso, a su vez, obliga a los desarrolladores a reducir los precios y todo el mercado se desploma. ¿Cómo puede entonces Pekín esperar que sus endeudados desarrolladores se desapalanquen?

En las últimas semanas, el mercado se mostró preocupado por la prevención de una crisis bancaria. Con ese fin, se vio a Pekín haciendo un buen trabajo al separar a los desarrolladores de sus prestamistas. A medida que un momento similar al de Lehman Brothers se desvanece, los tenedores de bonos temían que los dejaran marchitarse.

Pero el riesgo sistémico es solo una de las razones para un rescate. China también se preocupa por su objetivo final: el desapalancamiento corporativo. Un mercado bajista de bienes raíces hará que pagar la deuda sea mucho más difícil. Puede esperar que Pekín dé un paso atrás con estas duras medidas cuando un desagradable conjunto de precios de viviendas aparezca en público. O si Evergande inicia una venta deflacionaria de sus proyectos en algunas de las ciudades medianas y pequeñas de China.