PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Green

El obstáculo de US$100.000 millones para un avance climático global

Los países ricos se han quedado cortos una y otra vez a la hora reunir la cifra para financiar la lucha contra el cambio climático de aquellos en desarrollo. Ahora, estas se muestran reacias a asumir compromisos más firmes para reducir las emisiones.

Tiempo de lectura: 4 minutos

Bloomberg — Una línea divisoria de US$100.000 millones entre los países más ricos y los más pobres del mundo amenaza con socavar cualquier esperanza de alcanzar un gran acuerdo en las negociaciones sobre el clima de la COP26.

Esa es la cantidad en contribuciones anuales prometida hace más de una década por los países desarrollados para ayudar a las naciones menos favorecidas a reducir las emisiones que calientan el planeta y a adaptarse al cambio climático. Es la mitad de un quid pro quo acordado en 2015 en las conversaciones patrocinadas por las Naciones Unidas en París: Los países desarrollados aportan el dinero y a cambio, los países pobres invierten en tecnologías de energía limpia y proyectos de resiliencia, como las defensas contra las inundaciones.

PUBLICIDAD

Antes de la próxima cumbre mundial a celebrarse en Glasgow, Escocia, las economías avanzadas se han quedado cortas. La gigantesca brecha financiera tiene algunos de los peores emisores de gases de efecto invernadero, incluidos India y Brasil, que rechazan los llamados para reducir la contaminación más rápido sin más ayuda.

Parte del problema es que no está del todo claro quién debe qué. No hay un objetivo establecido para las contribuciones monetarias como ocurre con la alianza de la OTAN, donde los miembros comprometen 2% de su gasto total en el ejército. El consenso es que la mayor parte de la culpa pertenece a EE.UU. La economía más grande del mundo contribuyó solo con 4% de su parte justa en 2017 y 2018, según el grupo de expertos Overseas Development Institute, en función de su riqueza, emisiones y tamaño de la población. También es responsable del mayor déficit en términos absolutos.

Ver más: Rivalidad entre potencias y roces por vacunas preparan escenario para la COP26

PUBLICIDAD

El presidente de Estados unidos, Joe Biden, fue objeto de fuertes críticas en abril tras comprometerse a aportar sólo US$5.700 millones anuales hasta 2024, una fracción de lo que ya ha aportado la Unión Europea. Recientemente ha anunciado la duplicación de esa cifra, pero aún necesita la aprobación del Congreso.

“Este nuevo compromiso aumenta significativamente las posibilidades de que los países desarrollados puedan cumplir su compromiso de US$100.000 millones, pero no lo garantiza”, dijo Alden Meyer, un asociado con sede en Washington del grupo de reflexión sobre el clima E3G. “Otros países, como Australia e Italia, también deben dar un paso adelante”.

De los 23 países responsables de la financiación de la lucha contra el cambio climático, sólo Alemania, Noruega y Suecia han pagado la parte que les corresponde, según el informe del ODI. Los países donantes casi no han avanzado hacia el objetivo, según los últimos datos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, un insignificante aumento de 2% con respecto a 2018. Para compensar la diferencia, las contribuciones tienen que haber aumentado en US$20.000 millones el año pasado, un resultado especialmente improbable dado que la pandemia golpeó las economías y diezmó los presupuestos gubernamentales.

PUBLICIDAD

Los países desarrollados acordaron por primera vez el objetivo de US$100.000 millones en la COP15 de Copenhague en 2009. El pacto fue el único punto positivo de una reunión considerada en gran medida como un fracaso. El histórico Acuerdo de París de 2015, mediante el cual todas las naciones acordaron cooperar para limitar el calentamiento global, también reafirmó el compromiso de financiación para el clima, aunque los países donantes estaban lejos de cumplir el objetivo.

Alrededor de 70% de los fondos proporcionados en 2019 se concedieron en forma de préstamos, una pauta que probablemente continuará y que podría endeudar aún más a los beneficiarios, según Oxfam. Las subvenciones y la financiación de los bancos multilaterales de desarrollo también se utilizaron para completar las cifras.

El persistente déficit de financiación se cierne sobre la última reunión de la COP. “La simple idea de que los países donantes no hayan logrado alcanzar este objetivo crea una atmósfera muy negativa”, dice Jan Kowalzig, asesor principal de políticas de Oxfam Alemania. “Podría crear una enorme barrera para el éxito”.

PUBLICIDAD

La entrega de más ayuda climática será clave para desbloquear el progreso en una serie de cuestiones en Glasgow, desde la eliminación del carbón hasta el establecimiento de mayores objetivos de reducción de emisiones. El Grupo de los 77, un grupo fragmentado pero poderoso de países en desarrollo y China, podría determinar si hay un avance o no. Varios países también han dicho que sus objetivos de reducción de la contaminación dependen del apoyo de sus pares más ricos.

Ver más: Presidente de COP26 dice que cumbre del G-20 es “momento decisivo” para el clima

Por ejemplo, Etiopía. Según un plan revisado, su objetivo es reducir las emisiones en 69% para 2030. Pero 80% de los US$316.000 millones necesarios para financiar esa reducción tiene que proceder de gobiernos extranjeros.

PUBLICIDAD

Asimismo, Marruecos afirma que más de la mitad de la reducción de 46% de dióxido de carbono que pretende realizar está condicionada a la ayuda financiera. El aumento de la cantidad de dinero disponible también puede hacer que docenas de países, como China e India, que aún no han actualizado sus planes de emisiones, se fijen objetivos más estrictos.

El Covid-19 añade otra capa de complicación. Las conversaciones del año pasado se abandonaron, y tanto los países ricos como los pobres han visto aumentar su carga de deuda. Un efecto secundario es que la financiación del clima se ha estancado, según Rachel Simon, coordinadora de políticas de clima y desarrollo de Climate Action Network.

PUBLICIDAD

“Llevamos un año de retraso en la rendición de cuentas que deberíamos haber tenido”, afirma. “Los impactos climáticos, las crisis sanitaria y económica, y la escalada de los niveles de deuda han golpeado más a los países vulnerables al clima. No hemos visto que los países ricos den un paso adelante suficiente”.


PUBLICIDAD