Tiempo de lectura: 4 minutos

Bloomberg Opinión — Hay un viejo chiste en el que un turista pregunta a un lugareño cómo llegar a un lugar de interés turístico. “Bueno, yo no empezaría por aquí”, le dice el residente al viajero. Los administradores de activos se enfrentan a un reto similar a la hora de cumplir con sus responsabilidades climáticas. Parten de un lugar subóptimo. Pero soy optimista en cuanto a que los datos en los que se basan pueden mejorar drásticamente, proporcionando un entorno más informado en el que tomar decisiones de inversión sin caer en el greenwashing.

Los accionistas han castigado los precios de las acciones de las empresas europeas de gestión de fondos en los últimos meses, en medio de la preocupación por que se descubra que han exagerado la credibilidad de sus productos amigables con el clima, informó Bloomberg News esta semana. La cautela llega después de que DWS Group GmbH, de Alemania, fuera objeto de escrutinio por parte de los reguladores que investigaban su uso del marketing ambiental, social y de gobernanza (ESG).

PUBLICIDAD

Simpatizo con los administradores de fondos, cuyo papel como principales asignadores de capital de la sociedad los ha llevado a la vanguardia del debate ESG. Se enfrentan a una tarea increíblemente complicada cuando intentan evaluar las credenciales no financieras de las empresas en las que invierten. Un estudio clave publicado hace dos años mostró una divergencia lo suficientemente amplia en las calificaciones ESG aplicadas por seis proveedores como para volverlas casi inútiles. Los autores denominaron el problema “confusión agregada”.

“Es muy difícil”, dijo Anne Richards, quien ayuda a supervisar más de US$ 700.000 millones como CEO de Fidelity International, en una conferencia en línea organizada por MSCI a principios de este mes. “Es importante que no dejemos que eso signifique que no hacemos nada. Nuestro objetivo y ambición es estar en la dirección correcta en lugar de estar equivocados “.

La industria de la gestión de activos reconoce que necesita mejor información. Más de 100 empresas de inversión con un total de US$40 billones en activos se han suscrito a un proyecto llamado Transition Pathway Initiative, que tiene como objetivo analizar los planes relacionados cambio climático de 10.000 empresas y hacer que sus resultados estén disponibles gratuitamente. Los patrocinadores incluyen a BlackRock Inc., el administrador de dinero más grande del mundo con US$9,6 billones, el fondo de Legal and General Group Plc con US$1,8 billones, y Abrdn Plc, que supervisa US$734.000 millones.

PUBLICIDAD

El capitalismo motivará mejoras basadas en el mercado. A medida que crece el apetito por mejores datos, en respuesta a la presión del gobierno y/o la demanda comercial, cualquier empresa de procesamiento de cifras que pueda calibrar la mejor trampa para ratones estará en posición de ganar dinero. Un estudio publicado el año pasado por la consultora Opimas, con sede en Boston, sugirió que el mercado de métricas ESG está creciendo a una tasa anual del 20% y la demanda de índices ESG aumenta un 35% anual. Se esperaba que el gasto total en dichos productos basados en datos de esta naturaleza alcanzara los mil millones de dólares este año, estimó el informe.

La mejora de las métricas de empresas individuales tampoco es gratuita. Las empresas más pequeñas tendrán dificultades para asignar personal para reunir y difundir información. Pero tenga en cuenta que tener una función dedicada a los recursos humanos se consideraba un lujo hace 30 años. Dado que se reconoció el valor del capital humano como un componente central de cualquier negocio, las áreas de recursos humanos se han vuelto esenciales incluso para las nuevas empresas más pequeñas. De manera similar, la recopilación de datos se convertirá en solo una parte del costo de hacer negocios.

Más de 2600 organizaciones apoyan al Grupo de Trabajo Mundial sobre Divulgaciones Financieras Relacionadas con el Clima, con más de 1,000 afiliados el año pasado. El TFCD (por sus siglas en inlgés), que tiene como objetivo estandarizar las métricas que brindan las empresas sobre su impacto ambiental, dijo en su informe anual este mes que más de la mitad de las 1.650 empresas encuestadas ahora revelan los riesgos relacionados con el clima para sus negocios. Esos esfuerzos, combinados con el trabajo de la International Financial Reporting Standards Foundation, que gobierna las reglas de contabilidad globales, significan que el mundo empresarial se está moviendo hacia un estándar unificado de requisitos de presentación de informes.

PUBLICIDAD

Anne Simpson, directora de gobernanza y sostenibilidad del Sistema de Jubilación de Empleados Públicos de California de US$470.000 millones, compara el cambio con la introducción de estudios de tiempo y movimiento en las fábricas, cuando la mera presencia de analistas con portapapeles impulsó la productividad: “Solo el hecho de prestar atención convierte en una forma de influencia “, dijo en la conferencia de inversión MSCI este mes.

La mejor manera de evitar las acusaciones de greenwashing es mejorar los datos en base a los que se toman las decisiones de asignación de activos. Los estándares contables, las mediciones de riesgo y rendimiento y las estrategias temáticas se han perfeccionado y mejorado en los últimos años. No hay razón para dudar de que al menos las principales aportaciones cuantitativas a las consideraciones de ESG pueden acorralarse de manera similar en un futuro cercano, incluso si las medidas cualitativas siguen siendo un poco complicadas.

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.