Negocios

CICSA de Slim se deslinda de responsabilidades por el colapso de la Línea 12

La subsidiaria de Grupo Carso realizará trabajos de rehabilitación y reforzamiento del tramo que entregó al gobierno en 2013.

Tiempo de lectura: 2 minutos

Ciudad de México — Carso Infraestructura y Construcción (CICSA), una constructora vinculada al empresario Carlos Slim, acordó con el Gobierno de la Ciudad de México el deslinde de su responsabilidad por el desplome de la Línea 12 del Metro, en Ciudad de México.

La compañía se comprometió a realizar trabajos de rehabilitación y reforzamiento del tramo elevado que construyó y entregó al gobierno de la capital del país en 2013, dijo su matriz, Grupo Carso, en un comunicado la tarde del miércoles.

“Cicsa no causó ni es responsable del lamentable evento del pasado 3 de mayo en la Línea 12 del Metro”

—  Grupo Carso, en un comunicado

La noche del 3 de mayo tuvo lugar una de las mayores catástrofes del Metro de la Ciudad de México, que cada día transporta a poco más de dos millones de personas. La estructura elevada de la Línea 12 se desplomó, provocando la muerte de 26 personas y decenas de heridos.

La responsabilidad por los hechos ha generado controversia por la participación en la construcción y operación de la Línea 12 de políticos vinculados al Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), el partido fundado por el presidente Andrés Manuel López Obrador, en administraciones anteriores a nivel federal y local.

Ve más: Slim: Línea de metro de Ciudad de México no tuvo vicio de origen

El acuerdo entre CICSA y el gobierno capitalino se da a conocer luego de que a inicios de la semana la Fiscalía General de Justicia de la Ciudad de México inició un proceso judicial para formular imputaciones en contra de 10 personas, tanto físicas como morales, por los probables delitos de homicidio, lesiones y daño a la propiedad, vinculados al desplome.

El tramo colapsado fue construido por CICSA como parte de un contrato firmado por un consorcio en el que también participaron ICA y Alstom con el Gobierno de la Ciudad de México, que en ese entonces estaba encabezado por Marcelo Ebrard, hoy secretario de Relaciones Exteriores.

El martes 19 de octubre, en el marco de la conferencia matutina del presidente de México, Ebrard defendió su actuar con respecto a la construcción de la obra y señaló que los imputados en el caso ya ganaron juicios que serán utilizados como parte de su defensa.

“Yo hice lo que tenía que hacer; si no, no estaría aquí, no podría yo dar la cara. Actué profesional y de una manera íntegra”.

—  Marcelo Ebrard, secretario de Relaciones Exteriores

Entre los imputados estaría Enrique Horcasitas, el exdirector del Proyecto Metro, cuando Marcelo Ebrard era jefe de Gobierno, de acuerdo con información del diario El Financiero.

El gobierno de la Ciudad de México, encabezado por Claudia Sheinbaum, contrató a la firma noruega DNV para realizar un peritaje. La empresa determinó que el colapso ocurrió por el pandeo de un par de vigas por la falta de pernos funcionales en una longitud significativa.

DNV identificó soldaduras deficientes, pernos faltantes y otros mal colocados.

CICSA dijo que coincidió con el gobierno de la Ciudad de México en resolver anticipadamente los procedimientos legales vinculados al desplome, a pesar de las diferencias entre los dictámenes periciales, los estudios técnicos sobre las causas solicitados por CICSA y los realizados por la Fiscalía General de Justicia de la Ciudad de México.

Los trabajos que realizará CICSA consistirán en la reparación del tramo que colapsó en mayo entre las estaciones Olivos-Tezonco, así como el reforzamiento del tramo metálico elevado que fue construido por la empresa.

La empresa también anunció sus intenciones de contribuir a un fondo de indemnización complementaria para víctimas que fue anunciado por la Fiscalía.

Estas actividades no generarán un impacto financiero material para Grupo Carso, la matriz de GICSA.