Mercados

Esta vez, la salida a bolsa de WeWork tuvo una mejor recepción

Las acciones subieron un 8% en el primer minuto de negociación el jueves. El acuerdo de esta semana es la culminación de una saga de dos años para que WeWork comenzara a cotizar.

Tiempo de lectura: 2 minutos

Bloomberg — Mucho ha cambiado desde la primera vez que WeWork Inc. intentó salir a bolsa: un nuevo líder, menos empleados, una pandemia mundial. Pero hay algo que sigue igual: todavía pierde dinero.

De hecho, la pérdida de US$2.980 millones registrada en el primer semestre de este año es tres veces mayor que la del mismo período en 2019. Aun así, los inversionistas fueron más acogedores esta vez, lo que hizo que las acciones subieran un 8% en el primer minuto de negociación del jueves.

El acuerdo de esta semana es la culminación de una saga de dos años para que WeWork comenzara a cotizar en bolsa. Cuando lo intentó por última vez en 2019, WeWork era un gigante de bienes raíces y tecnología. La compañía, que alquila espacio para oficinas, fue una de las nuevas empresas más valoradas del mundo y el inquilino de oficinas más grande en su ciudad natal, Nueva York, con ubicaciones en todo el mundo.

El cofundador Adam Neumann había pulido cuidadosamente la imagen de la empresa durante casi una década, pero el prospecto de la oferta pública inicial de WeWork desgastó la fachada de inmediato. La presentación de la empresa mostraba una serie de conflictos personales y profesionales de Neumann, incluidos casos aparentes de nepotismo, préstamos cuestionables y otras transacciones controvertidas, además de crecientes pérdidas.

El actual CEO es Sandeep Mathrani, un ejecutivo de bienes raíces con vasta experiencia. Neumann, cuyo nombre se mencionó 169 veces en el prospecto de la OPI de 2019, sigue presente. Su nombre aparece 197 veces en una declaración de registro para la fusión con una empresa de adquisición de propósito especial (SPAC) que cotiza en Nasdaq, BowX Acquisition Corp.

Tras el desastre de la OPI, el negocio de WeWork se vio aún más afectado por la pandemia. Muchos clientes cancelaron sus contratos y dejaron de pagar el alquiler cuando la economía cambió y los trabajadores se quedaron en casa. Las pérdidas de WeWork se dispararon a más de US$2.000 millones en el primer trimestre de este año.

Sin embargo, las cosas han mejorado en los últimos meses, según han dicho los ejecutivos de WeWork. Los ingresos en la primera mitad del año fueron de US$1.190 millones.

WeWork ahora cotiza en la Bolsa de Valores de Nueva York con el ticker WE. Aunque las acciones subieron el jueves, el valor del acuerdo de alrededor de US$9.000 millones es una fuerte caída frente a la valoración de US$47.000 millones que SoftBank le dio a la empresa en 2019.

Sin embargo, SoftBank y WeWork ven un futuro brillante. Se vislumbra que el entorno de las oficinas pospandemia beneficiará a las oficinas flexibles, dijeron las empresas. Se están registrando más empresas grandes, dijo WeWork, a medida que los trabajadores se alejan cada vez más de las oficinas regulares.