Mercados

¿Qué ocurre cuando la mayor bolsa de metales del mundo se queda sin metales?

La dramática caída en las existencias que comenzó en agosto y se aceleró este mes ha hecho que los contratos de la LME más cercanos se disparen a primas récord.

Bolsa de Metale de Londres
Tiempo de lectura: 5 minutos

Bloomberg — ¿Qué sucede cuando la Bolsa de Metales de Londres (LME por sus siglas en inglés) se queda sin metal? Esa es la pregunta que la bolsa está tratando de abordar con urgencia para su contrato insignia de cobre, que establece el precio global de uno de los productos básicos más importantes del mundo.

El problema surge de la naturaleza física de la LME: cualquiera que tenga un contrato hasta su vencimiento se convierte en propietario de un paquete de metal en un almacén de la LME. Por otro lado, quien haya vendido uno debe entregar el metal cuando expire el contrato.

Pero con los inventarios de cobre disponibles en los almacenes de la LME por debajo de las 20.000 toneladas, menos de lo que consumen las fábricas de China en un día, los operadores del mercado están lidiando con la posibilidad de que simplemente no haya metal disponible para entregar.

La dramática caída en las existencias que comenzó en agosto y se aceleró este mes ha hecho que los contratos de la LME más próximos se disparen a primas récord sobre el cobre para una entrega posterior. Eso es particularmente doloroso para los transformadores de cobre: empresas que convierten metales básicos en cosas como alambres, placas y tubos, y que tienden a vender futuros de la LME para cubrir su exposición a los precios.

Pero el vacío de los almacenes también ha ayudado a impulsar los precios de referencia hacia niveles récord y el papel omnipresente del cobre en el mundo significa que el salto en los costos se sumará a una presión inflacionaria de gran alcance para los fabricantes y constructores. Y aunque las crecientes amenazas a la actividad económica mundial están planteando dudas sobre las perspectivas de la demanda de cobre, los inventarios de los rivales chinos y estadounidenses de la LME también son bajos.

Solo una pequeña fracción del cobre mundial ingresa a un almacén del LME y los usuarios de cobre tienden a tener contratos de largo plazo con productores y operadores en lugar de buscar suministros en la bolsa. No obstante, el hecho de que las acciones de las bolsas sean tan bajas, y no solo en la LME, muestra que el colchón del mercado se ha desgastado peligrosamente.

La LME introdujo medidas de emergencia el martes por la noche para abordar la situación. Entre ellos se encontraba un cambio temporal en las reglas que permite a cualquier persona con una posición corta que no pueda entregar cobre diferir su obligación de entrega por una tarifa.

“Esta es una situación sin precedentes y no hemos visto nada como esto en la historia reciente del mercado del cobre”, dijo Robin Bhar, un consultor independiente que ha estado analizando los mercados de metales de la LME durante más de 35 años. “Estas acciones de mercado son draconianas, pero son necesarias”.

La LME también ha iniciado una investigación, solicitando a los bancos y corredores información sobre su actividad y la de sus clientes en el mercado del cobre durante los últimos dos meses. La casa comercial Trafigura Group retiró una proporción significativa del cobre que se extrajo de los almacenes de la LME en los últimos meses, informó Bloomberg el martes.

Trafigura respondió diciendo que había necesitado acciones de la LME para entregar a los usuarios finales, enfatizando que hay una fuerte demanda de cobre que está superando la oferta disponible. “El papel de Trafigura es garantizar la seguridad del suministro de productos básicos para sus clientes”, dijo un portavoz de la casa comercial.

Ver más: Mercado del cobre de Londres se encuentra en medio de un apretón histórico

Las acciones de la LME están diseñadas para evitar el resultado catastrófico en el que simplemente no hay metal disponible para satisfacer las solicitudes de entrega. Al iniciar una investigación, ela bolsa podría hacer que los operadores y los bancos piensen dos veces antes de solicitar más entregas.

Y con sus cambios en las reglas, la LME ha intentado desactivar la posibilidad de un apretón que se salga de control. Permite a los tenedores de posiciones cortas diferir sus obligaciones de entrega, trasladando su posición al día siguiente. También puso un límite máximo a cuánto más caros los contratos de cobre que expiran en un día hábil pueden aumentar sobre los de un día después.

Finalmente, la bolsa ha modificado reglas que rigen a los corredores de bolsas que poseen una gran proporción de las acciones disponibles de la LME. Por lo general, los operadores en esa posición se ven obligados a prestar su posición a otros en el mercado a una tasa punitivamente baja. Pero con las existencias tan bajas, a la LME le preocupa que esa regla pueda disuadir a los operadores de mantener acciones en la bolsa.

Repunte de níquel

No es la primera vez que la LME interviene en sus mercados. En 2019, la bolsa lanzó una investigación similar cuando una avalancha de pedidos para retirar níquel provocó un aumento en su precio. El mercado se calmó y la LME no tomó más medidas.

En 2006, en medio de un repunte de los precios del níquel, impuso un límite de US$300 al backwardation diario en el mercado del níquel. Y en 1992, cuando Marc Rich + Co. intentó acaparar el mercado del zinc, la LME impuso muchas de las mismas medidas que ha hecho con el cobre esta semana: poner límites estrictos al backwardation y permitir que los tenedores de posiciones cortas difieran la entrega.

El precio del cobre retrocedió el miércoles y los backwardations cercanos disminuyeron desde los máximos recientes, quizás una indicación temprana de que los movimientos de la LME han dado algunos frutos. La liquidez en los contratos LME tiende a concentrarse en el tercer miércoles del mes: ahora los operadores esperan un período de relativa calma.

Aún así, la LME no puede cambiar la realidad de que las existencias se están agotando en la industria mundial del cobre, con inventarios en las bolsas de China y EE. UU. también en niveles históricamente bajos.

“La LME se encuentra en una posición poco envidiable, con las existencias tan bajas”, dijo Bhar. “Con suerte, esto se verá como un intento de enfriar un mercado al rojo vivo”.

Ver más: Líder minero chileno dice que cobre sorteará turbulencia global