Tecnología

Lo que podría hacer una red mundial de monedas digitales de bancos centrales

Las empresas podrían ahorrar casi US$100.000 millones al año, según un informe.

Tiempo de lectura: 2 minutos

Bloomberg — Una red que contenga una serie de monedas digitales de bancos centrales podría generar eficiencias que representen decenas de miles de millones de dólares y beneficiar a todos los participantes, según un nuevo informe.

Una red a gran escala de múltiples CBDCs, o de monedas digitales de múltiples bancos centrales que facilite pagos transfronterizos en tiempo real las 24 horas del día, los 7 días de la semana, y mecanismos pago contra pago de divisas podría ahorrar a las empresas globales casi US$100.000 millones al año, según el informe de la consultora Oliver Wyman y JPMorgan Chase & Co., que indica una serie de puntos débiles en los sistemas actuales, como liquidez atrapada y pagos atrasados.

Añadió que, si bien muchas entidades del sector privado y algunos bancos centrales han intentado resolver algunos de estos problemas, hasta ahora no existe una solución escalable y transparente que pueda funcionar en todos los países, monedas y sistemas de pago.

Ver más: Nigeria se convierte en el primer país africano en introducir dinero digital

Una solución de ese tipo provocaría un replanteamiento de cómo los bancos comerciales y otros proveedores de divisas pueden entregar sus ofertas actuales y modificar procesos para todo, desde “market makers”, o creadores de mercado, hasta proveedores de tecnología, según el informe. “Sin embargo, nos alienta el potencial de nuevos modelos operativos y de negocios, que podrían generar beneficios a largo plazo para todos los participantes”, señaló.

El documento advirtió que las dificultades administrativas, de coordinación y de política monetaria asociadas con la incorporación de múltiples bancos centrales podrían resultar un obstáculo para iniciar redes mCBDC a escala.

Los planes de muchos bancos centrales en torno a monedas digitales se han acelerado en los últimos años, y países como Bahamas y Camboya se han incorporado junto con naciones más grandes como China. Incluso el dólar estadounidense se está uniendo, aunque un poco más lento.

Si bien muchos ven una gran promesa en los planes, ya existe preocupación por el impacto en el sector financiero: el Banco de Pagos Internacionales advirtió hace poco en una serie de informes que las CBDC podrían convertirse en el refugio seguro preferido durante una futura crisis financiera, lo que podría agravar un éxodo en los prestamistas comerciales. Y en un informe de agosto, estrategas de JPMorgan liderados por Josh Younger dijeron que las CBDC minoristas deben establecerse con cuidado para evitar canibalizar el sector financiero de un país.