Finanzas personales

¿Qué es el open finance y cómo me beneficia como consumidor?

Colombia avanza en la reglamentación de las finanzas abiertas convirtiéndose en el tercer país de la región en hacerlo. ¿De qué se trata y qué ventajas tiene?

Tiempo de lectura: 3 minutos

Bogotá — El open finance y open banking son dos términos que parecen estar de moda en el mundo económico y financiero, pero a veces entender sus conceptos y ventajas al consumidor no es tan fácil.

Empecemos definiendo qué significan esos términos. En palabras sencillas, las finanzas abiertas (open banking) son aquellas que permiten que las entidades financieras compartan con datos transaccionales de los clientes, bajo su consentimiento, con terceros como fintech u otras entidades financieras, comentó Edwin Zacipa, fundador de Latam Fintech Hub y experto en temas fintech.

Ver más: Con decreto para comentarios, Colombia quiere entrar en la onda del open finance

Por su parte, aunque con una definición similar pero con componentes distintos, desde el Bbva explican que la banca y finanzas abiertas ofrecen a los clientes la posibilidad de otorgar permiso a terceros para acceder a determinada información privada o realizar operaciones concretas en su nombre, normalmente a través de APIs, esto es, enlaces de ‘software’ que permiten a dos empresas comunicarse de una manera segura.

Entender estos términos y sus ventajas para los consumidores cobra mayor relevancia si se tiene en cuenta que en Colombia hasta el 24 de noviembre estará para comentarios el decreto que le permitirá al país entrar en esta era de las finanzas abiertas, convirtiéndose en el tercer país de la región en reglamentarlo. Brasil y México fueron primeros.

Ver más: Pierpaolo Barbieri de Ualá: ‘Bancos no pueden tener de rehén datos de clientes’

A través de dicha regulación se busca que el país aumente la competencia, eficiencia e inclusión en la prestación de los servicios financieros en beneficio de los consumidores, explicó en días pasados la Unidad de Regulación Financiera (URF).

En otras palabras, lo que el open finance incentiva es la colaboración e innovación en la industria bancaria y financiera. Según datos de Belvo publicados este año, la mayoría de los encuestados señalaron que los servicios de crédito (39,3%) serán los modelos fintech más beneficiados con el open finance. Le siguió la puntuación de crédito (22,3%) y las herramientas de gestión de finanzas personales (18,8%).

Ver más: ¿Cuánto dinero de mi salario debería ahorrar cada mes?

¿Cómo beneficia al consumidor el open finance?

De acuerdo con expertos del Bbva, el beneficio del cliente es claro en relación con el acceso a más y mejores productos y servicios financieros, con lo cual se puede acelerar el proceso de inclusión financiera; sin embargo, esto funciona si se asegura el uso adecuado de datos y se limita adecuadamente el riesgo de fraude. Algunos ejemplos de beneficios de open finance para los usuarios son:

  1. Productos financieros creados a la medida porque la compartición de datos permite a las entidades conocer las necesidades de los usuarios.
  2. Facilidad y agilidad de medios de pago para las transacciones de los clientes.
  3. Trazabilidad de transacciones financieras con mayor eficiencia.
  4. Sensibilidad y control de las finanzas de los usuarios con el uso de aplicaciones de presupuesto y control de gastos.
  5. Servicios en tiempo real, optimización en los tiempos de respuesta en cualquier tipo de solicitud realizada por clientes o usuarios.

Por su parte, Edwin Zacipa comentó que al final el open finance genera más competencia, “le da mayor capacidad de elección al consumidor y crea un ecosistema de nuevos productos y canales que beneficia a aquellos clientes que quieren tener una mejor relación con sus bancos”.

Para aterrizar mejor el concepto, Zacipa dijo que un ejemplo de open finance es que si un usuario de x banco quiere ir a otro a pedir un crédito lo tradicional sería que le pidieran los extractos o información transaccional del banco en el que está actualmente, pero en un mundo de finanzas abiertas el banco al que solicita el crédito puede acceder a la información del usuario en el otro banco a través de APIs.

Ver más: ¿Qué son y cómo controlar o eliminar los gastos hormiga?

Otro ejemplo es que los bancos se unan con plataformas de transporte, por ejemplo, para que los conductores puedan acceder a créditos sin mayores complicaciones y beneficios dado que se comparten información a través de APIs.

“Con esto el usuario está en el centro de la experiencia, quita todas las fricciones en los procesos, es el que más se beneficia”, añadió el experto.

Algunas recomendaciones

Para el usuario lo más importante es asegurarse que cuando hace transacciones en medios digitales, estos medios sean confiables, algunos ejemplos de actitudes seguras son:

  • Eliminar correos electrónicos o mensajes de texto que informen sobre una supuesta suspensión de la cuenta bancaria, una citación a un tribunal o una eventual devolución de intereses, a pesar de que sean personalizados. Estos ‘e-mails’ buscan que se cliqueen los ‘links’ o archivos adjuntos, para tomar el control del computador y obtener de esta forma las claves de acceso.
  • Nunca entregar las claves de los productos. Las claves son personales e intransferibles.
  • Nunca guardar contraseñas, números de cuenta o de las tarjetas u otros datos confidenciales en ningún computador o dispositivo móvil.
  • Fijarse siempre si en el portal de pagos que se utilice aparece la figura o icono de un candado. Si no existe, el sitio no es confiable. Al terminar de usar el portal web del banco, preocuparse de cerrar la sesión y, en lo posible, también el navegador.
  • La banca digital permite acceder en cualquier momento a las cuentas, por lo que es aconsejable comprobar de forma periódica que no se hayan producido movimientos extraños, y que la fecha y la hora de conexión correspondan con la última sesión iniciada.


Valerie Cifuentes

Valerie Cifuentes

Periodista especializada en el cubrimiento de temas económicos, financieros y de negocios. Fui coeditora de economía y finanzas para Forbes Colombia y periodista del diario Portafolio de El Tiempo, del diario La República y de la oficina de comunicaciones de la Asociación Bancaria y de Entidades Financieras de Colombia (Asobancaria).