PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
EE.UU.

Elizabeth Holmes toma el centro del escenario en el juicio por fraude de Theranos

Algunos expertos legales habían dicho que Holmes no tenía más remedio que testificar para convencer al jurado de que no es culpable de delitos que podrían enviarla a prisión por 20 años.

Tiempo de lectura: 2 minutos

Bloomberg — Elizabeth Holmes subió al estrado de testigos en su juicio por fraude criminal, poniendo fin al suspenso sobre si se atrevería a testificar horas después de que el gobierno descansara su caso en la acusación de alto perfil de Silicon Valley.

La fundadora de Theranos Inc. apareció con los ojos muy abiertos y relajada el viernes por la tarde mientras respondió a las preguntas de uno de sus abogados y describió sus primeros años en la Universidad de Stanford, donde conoció a un profesor de ingeniería química que la asesoró mientras desarrollaba los orígenes de su compañía de análisis de sangre.

PUBLICIDAD

Basados en la solidez del caso que los fiscales presentaron en las últimas 10 semanas, algunos expertos legales habían dicho que Holmes no tenía más remedio que testificar para convencer al jurado de que no es culpable de delitos que podrían enviarla a prisión durante dos décadas.

Al principio de su testimonio, no estaba claro si Holmes perseguiría la defensa arriesgada y sin precedentes de que fue abusada y controlada por el presidente de la compañía, Ramesh “Sunny” Balwani, durante los años en que estuvieron involucrados románticamente.

En cambio, Holmes le contó al jurado sobre su breve tiempo como estudiante en Stanford. Que trabajó en una patente que surgió de una idea de una píldora que podría administrar antibióticos basada en las comunicaciones con un dispositivo portátil, y estudió la nanofabricación.

PUBLICIDAD

“Había estado trabajando en Stanford en el manejo de pequeños volúmenes de líquido”, y más tarde en la entrega de medicamentos, testificó. “Pensé que podía combinarlos”.

Dejó la universidad en su segundo año, con el apoyo escéptico de su profesor, Channing Robertson. En los primeros días de Theranos, llamó a su compañía “Real Time Cures” antes de cambiar su nombre.

Ella le dijo a los miembros del jurado que trabajó en la solicitud de patente desde la casa de sus padres en Washington, D.C. La solicitud fue mostrada a los miembros del jurado. Continuó explicando que estructuró la compañía en torno a tres áreas: química, hardware y software.

PUBLICIDAD

Holmes, ahora de 37 años, está luchando contra las acusaciones de que hizo todo lo posible para engañar a pacientes e inversores mientras convertía a Theranos en una compañía de US$9.000 millones antes de que colapsara en 2018. Ese mismo año, ella y Balwani fueron acusados de conspiración y fraude electrónico. Balwani, quien será juzgado por separado el próximo año, se ha declarado inocente y ha negado las acusaciones de abuso.

Los miembros del jurado en la corte federal en San José, California, ya han escuchado el testimonio de más de dos docenas de testigos del gobierno, y se les han presentado pruebas que incluyen documentos, correos electrónicos, videoclips y grabaciones de audio de Holmes.

El gobierno ha argumentado que Holmes deslumbró a socios e inversores con la expectativa de que participarían y cosecharían las ganancias de una revolución en la atención médica, incluso cuando sabía que sus analizadores de sangre eran una tecnología fallida.

PUBLICIDAD

La defensa central de Holmes, según lo establecido por su abogado en septiembre al abrir los argumentos ante el jurado, es que hizo todo lo posible durante 15 años para que la compañía tuviera éxito, pero “quedarse corto no es un delito”.

Ver más: Director de laboratorio Theranos se revela como fuente clave del WSJ

PUBLICIDAD