PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Cripto

La ‘BitConf’ junta a amantes del cripto en El Salvador

Los fans del bitcoin, tan arrojados como siempre, acudieron a una semana de eventos y jolgorio en el primer país en donde la criptodivisa adquirió curso legal.

Tiempo de lectura: 5 minutos

Bloomberg — La comunidad bitcoin acudió esta semana a El Salvador, el primer país del mundo en dar curso legal a la criptodivisa, reafirmando su visión alcista de la moneda digital y desestimando su reciente caída desde los máximos históricos.

Llegaron a El Salvador en el marco de la “Semana del Bitcoin”, una serie de eventos que incluyeron dos conferencias y una serie de fiestas y reuniones espontáneas que ofrecieron a los expertos de la industria y a los fieles de la criptomoneda la oportunidad de celebrar su lealtad al token digital que consideran un cambio global.

PUBLICIDAD

Con sombreros con el símbolo de bitcoin y camisetas con el mantra de la criptomoneda “buy the f*cking dip”, los adeptos que acudieron a la nación latinoamericana dijeron que no les preocupaban las recientes oscilaciones de precios y que habían invertido a largo plazo..

El evento principal fue la Conferencia Anual de Bitcoin y Blockchain en América Latina, un evento de tres días que finalizó el viernes (19).

El miércoles por la noche, cientos de partidarios del bitcoin bailaron al ritmo de rap latino frente a un escenario con música en vivo fuera del evento, bebiendo latas de Pilsener y Golden, las populares cervezas locales, mientras condenaban al dólar estadounidense y advertían de la hiperinflación en ciernes.

PUBLICIDAD

“El dólar me parece arcaico”, dijo José Schierano, de 51 años, propietario de un negocio de reparto de helados, que llevaba pantalones cortos blancos y una camiseta negra que decía “Bitcoin Country”, en referencia a El Salvador.

Schierano dijo que viajó desde Córdoba (Argentina) para escuchar a los ponentes de la LaBitConf. También asistió a otra conferencia en Miami a principios de este año, en la que el presidente de El Salvador, Nayib Bukele, anunció que el bitcoin sería de curso legal. El peso argentino ha caído un 16% este año frente al dólar estadounidense, y los estrictos controles de divisas en su país significan que Schierano sólo puede retirar 200 dólares en moneda estadounidense al mes, dijo. “Bitcoin es la forma de evitar eso, y también se ve en otros países, como Venezuela o Turquía, países donde los bancos centrales no tienen políticas creíbles”. Los críticos llaman al bitcoin shitcoin, pero los verdaderos shitcoins son todos los demás decretos monetarios”.

Las empresas, desde los proveedores de cajeros automáticos de bitcoin hasta los intercambios de criptodivisas, instalaron stands alrededor del Teatro Presidente de la capital de El Slavador. Algunos asistentes planearon viajes a El Zonte, una ciudad costera a una hora de distancia donde el bitcoin despegó por primera vez en El Salvador.

PUBLICIDAD

Por otra parte, el bitcoin cayó en en medio de todas las festividades. De hecho, bajó todos los días, excepto el viernes 19, y al final de la semana estaba un 16% por debajo de su máximo histórico de casi US$69.000, alcanzado a principios de mes. Los fans no se dejaron intimidar, y los ponentes de la conferencia predijeron que el precio podría alcanzar los US$400.000 o incluso 1 millón de dólares en los próximos años. José Luis Guillén, director general de Coincaex, una empresa de intercambio de bitcoins con sede en Guatemala, dijo que la reciente caída no debería preocupar a las personas que planean conservar sus tokens. “No me preocupa el precio a largo plazo”, dijo. " El bitcoin está en un mercado alcista de 13 años”. Guillen dijo que ha visto un aumento de clientes en el último año a medida que la inflación en los EE.UU. se aceleró, y dijo que sus clientes son cada vez mayores, ahora en el grupo demográfico de 45 a 65 años en comparación con los 20 y 30 años que vio originalmente.

Jerri Schick, que viajó desde Galveston (Texas) para asistir al evento, dijo que ha notado que el precio de los bienes y servicios en EE.UU. se ha disparado este año, encareciendo el mantenimiento del parque de vehículos recreativos que posee. Comenzó a comprar bitcoins en febrero y trata de comprar entre 20 y 100 dólares al día de la criptomoneda para ayudar a compensar la inflación. Su cartera ha subido un 40% desde que empezó a operar, dijo.

“Creo que el bitcoin es la válvula de escape para lo que está a punto de suceder, el colapso del dólar estadounidense, las armas biológicas y los eventos de nivel de extinción”, afirmó.

PUBLICIDAD

El programador informático colombiano Jessie Rodríguez dijo que sigue siendo un comprador de bitcoins, con los que empezó a experimentar en 2014. Aunque Colombia no sufre la hiperinflación de sus pares regionales, como Venezuela o Argentina, el peso del país vale la mitad de lo que valía hace siete años, lo que se ha llevado sus ahorros. Ahora, cuando hace trabajos para clientes extranjeros, solicita el pago a través de Paypal y convierte inmediatamente su salario extranjero en bitcoin.

“Ya ni siquiera guardo dólares”, dice. “Al principio, el bitcoin estaba satanizado y nadie lo veía como un medio de pago, pero aquí en El Salvador puedes usarlo para pagar en Starbucks, o para comprar pupusas. Es un sueño hecho realidad, y espero que ocurra lo mismo en Colombia”.

El bitcoin se convirtió en moneda de curso legal en El Salvador el 7 de septiembre y el gobierno lanzó su cartera digital Chivo, que venía precargada con 30 dólares en bitcoin. Los salvadoreños empezaron rápidamente a especular, comprando caídas y vendiendo subidas con el monedero, que permite una rápida conversión a dólares estadounidenses. La ministra de Economía de El Salvador, María Luisa Hayem, dijo en la conferencia que la medida pone a la nación de seis millones de habitantes “a la vanguardia de la tecnología”.

PUBLICIDAD

Samson Mow, CSO de Blockstream, una empresa de tecnología blockchain, está incluso proponiendo al gobierno la emisión de un bono soberano blockchain de US$1.000 millones. Se reunió con funcionarios del gobierno esta semana y dice que han sido receptivos a su oferta de vender un bono a 10 años con un rendimiento del 6,5% y denominado en dólares. Bajo su propuesta, dijo que el gobierno convertiría US$500 millones de la emisión inicial en bitcoins y, después de cinco años, usaría los ingresos de cualquier apreciación de la criptomoneda para pagar a los inversionistas un tipo de dividendo. El mecanismo se haría en la red Liquid, lo que permitiría una liquidación inmediata y ayudaría al gobierno a eludir los costos de los intermediarios bancarios y de una emisión tradicional, dijo.

“Un sistema financiero construido sobre bitcoin es inevitable”, dijo Mow. “No se necesita el Banco Mundial, no se necesita el FMI. El bitcoin salvará el día. Es la única oportunidad que tenemos de arreglar el dinero”.

PUBLICIDAD

Los defensores del bitcoin ciertamente piensan así, y en El Salvador ven el comienzo de un fenómeno que esperan se extienda por todo el mundo.

“El dinero está cambiando en el mundo”, dijo Pablo González, cofundador de Bitso, un intercambio de criptodivisas con sede en México a través del cual el gobierno de Bukele ha comprado 700 bitcoins. “El Salvador dio un paso muy valiente para acelerar ese cambio en el dinero. Están liderando la revolución del bitcoin”.

PUBLICIDAD