PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Viajes

Primer vistazo al Hotel Star Wars de Disney y sus muchos trucos mentales Jedi

Star Wars: Galactic Starcruiser no será un hotel cualquiera cuando se inaugure el 1 de marzo de 2022. Es el proyecto más ambicioso de Walt Disney Co. en los últimos tiempos.

Guests will step into a bustling atrium when they arrive aboard Star Wars: Galactic Starcruiser Source: Disney/Lucasfilm Ltd.
Tiempo de lectura: 7 minutos

Bloomberg — Desde la nave Halcyon, el escenario imagineered (mezcla de imaginado con ingeniería, proviene de los Imagineers, los ingenieros de Disney) para el nuevo hotel Star Wars: Galactic Starcruiser (Guerra de las Galaxias: Starcruiser Galáctico en español) de Disney, observé con asombro cómo las naves caza TIE empezaban a pasar a toda velocidad por una enorme “ventana” que daba al espacio. De repente, las habilidades que acababa de aprender en mi entrenamiento de una hora en el puente comenzo a tener sentido. En un proceso que recordaba a los juegos de arcade de época, me uní a mis compañeros de viaje para utilizar joysticks, mandos y diales para rechazar las amenazas y proteger de una catástrofe inminente a la nave en la que vivía momentáneamente.

¿Regresaría la Resistencia para salvarnos? ¿O nuestro lujoso transatlántico perecería en la batalla? Un imponente oficial de la Primera Orden flanqueado por Stormtroopers no hacía más que aumentar el suspenso.

PUBLICIDAD

Star Wars: Galactic Starcruiser no será un hotel cualquiera cuando se inaugure el 1 de marzo de 2022. La experiencia representa el proyecto más ambicioso de Walt Disney Co. en los últimos tiempos: una misión familiar hacia los confines del espacio exterior. Puede que no entre en la misma categoría que Virgin Galactic o Blue Origin, pero una de las conclusiones de mi tarde a bordo es que sus “viajes espaciales” con todo incluido pueden ser lo más parecido. Mi visita previo a la inauguración en noviembre incluyó visitas a sus cabinas, un entrenamiento con sable láser y una versión abreviada de la narrativa inmersiva dirigida por personajes que se desarrollará durante tres días.

Arrival will be via the Galactic Starcruiser Terminal, inside Walt Disney World Resort in Lake Buena Vista, Fla. From there, guests will take a “launch pod” to the actual Starcruiser location.  Source: Disney/Lucasfilm Ltd.

En definitiva, Star Wars: Galactic Starcruiser no es tanto un hotel sino un teatro de inmersión cinematográfica. Es como el hotel Sleep No More para los geeks. Sólo que aquí, el espectáculo nunca se detiene, el lugar es una nave espacial para pasajeros en tierra, y es muy posible que usted se convierta integrante del espectáculo. La profundidad del agujero de gusano al que llega Disney (por ejemplo, ¿pueden los visitantes pueden quedarse despiertos toda la noche y aún así encontrar formas de interactuar con el entorno?) sigue siendo un secreto tan hermético como los códigos de autorización imperial.

Cuando se inaugure esta primavera boreal, los huéspedes pagarán más de US$4.809 por camarote de ocupación doble para viajes de dos noches que nunca dejan el Walt Disney World. Para las familias, el precio aumenta por persona, de modo que una familia de cuatro miembros podría pagar cerca de US$6.000. Las reservas sólo se aceptan por teléfono y están agotadas hasta finales de junio, según un representante del servicio de atención al cliente. En julio, los precios de los viajes de fin de semana y entre semana eran de US$5.231,14 para dos personas.

PUBLICIDAD

Los itinerarios están estructurados como si se tratara de un crucero, con un programa diario de actividades opcionales, como el entrenamiento con sables láser, la construcción de maquetas de naves y una excursión por toda la nave temática Star Wars: Galaxy’s Edge. Pero todas ellas se relacionan con una narrativa subyacente, que se construye (como todo buen teatro) hacia un final dramático (no hay spoilers aquí).

Desde el momento en que subí a bordo del Halcyon, me vi rodeado por un grupo de personajes, todos ellos fieles representaciones de aquellos del universo de La Guerra de las Galaxias, por supuesto. Pero la experiencia que se desarrolla a partir de este punto varía enormemente en función de las lealtades y los descubrimientos que uno haga por el camino.

Varias estaciones forman parte de Bridge Training, donde los invitados aprenderán el funcionamiento interno de su nave a través de juegos tipo arcade.Fuente: Disney/Lucasfilm Ltd.

¿Simpatiza con la Primera Orden? Charle con el teniente de la Primera Orden, Harman Croy, y eche un ojo a tu datapad de La Guerra de las Galaxias (accesible desde la aplicación de Disney en su teléfono) para recibir más instrucciones. ¿Se siente miembro de la Resistencia? Prepárese para que el torpe pero adorable mecánico de la nave, Sammie, le pida que arregles los fallos de programación en la sala de ingeniería mediante tareas similares a las de una sala de escape.

PUBLICIDAD

Mi preestreno se adelantó a los ensayos finales, por lo que la mayoría de los actores e invitados llevaban ropa de calle. Cuando comiencen los “viajes” reales, la ropa de calle será probablemente la excepción: Disney anima a los visitantes a que traigan disfraces y se disfracen, siempre y cuando sigan algunas reglas clave, así que deje el casco de Darth Vader en casa.

Como las oportunidades comerciales son lo que son, los visitantes también podrán abastecerse de mercadería de la Alianza Rebelde en una boutique que incluirá muchas capas, disfraces e incluso tocados con zarcillos de lekku. Todavía no se ha establecido cómo se distinguirá a los empleados de los que vayan completamente vestidos como si fueran a la Comic-Con.

Algunos de los trajes que estarán a la venta a bordo.Fuente: Disney/Lucasfilm Ltd.

A lo largo del preestreno, quedó claro que Disney ha llevado a nuevos hitos a la hostelería de lujo con servicio personalizado. En circunstancias normales, es impresionante que los camareros del vestíbulo se acuerden de tu bebida favorita; aquí, todo el mundo, desde los miembros de la tripulación hasta Chewbacca, deben ser capaces de recordar las lealtades declaradas de un pasajero, su rendimiento en juegos y misiones anteriores, y de incluir esos datos en comentarios omniscientes. Una pasajera de mi crucero de prueba, por ejemplo, fue llamada por su nombre y se le dio el mando del Halcyon durante una emergencia de alto riesgo; ya había demostrado ser digna de confianza cuando distrajo voluntariamente a un oficial de la Primera Orden como parte de un esfuerzo por sacar a Chewbacca a bordo.

PUBLICIDAD
La comida y sus presentaciones también siguen la temática intergaláctica. Fuente: Disney/Lucasfilm Ltd.

La factura de lujo también se manifiesta de forma más tangible, sobre todo en lo que respecta a la comida, que disfruté en una sala de conferencias preparada para representar del futuro comedor de la Crown of Corellia (el nombre es una referencia a un club de cenas canónico de La Guerra de las Galaxias que sólo los verdaderos fanáticos reconocerían). Allí, el pan de ube púrpura y los bocadillos rellenos de pollo al curry resultaron más elegantes que las raciones que consumen nuestros héroes Jedi en las películas. Entre el modernismo intergaláctico y la alta cocina clásica, este podría ser el mejor restaurante de Disney World.

Una visita rápida a una cabina estándar confirmó su tamaño compacto, con una mezcla de literas tipo cápsula, camas para adultos abatibles y camas estándar tamaño queen; a pesar de las dos clases de suites, no encontrará un colchón tamaño king en ningún lugar a bordo. Lo que sí encontrará son portales con “ventanas” que ofrecen vistas digitales de la galaxia, un efecto que no deja de ser estimulante.

Las imágenes muestran el Sublight Lounge, donde se pueden beber cócteles de frutas Muja y jugar a juegos de Holo-sabacc. Fuente: Disney/Lucasfilm Ltd.

Star Wars: Galactic Starcruiser no es para todos. Sólo los verdaderos devotos de las películas apreciarán el nivel de detalle y el compromiso con la construcción del mundo en Halcyon. Tal y como se anuncia, el hotel es para los fieles seguidores de La Guerra de las Galaxias y para quienes los aman. Entre los detalles atmosféricos se encuentran los letreros de los baños impresos completamente en aurebesh (alfabeto ficticio de la Guerra de las Galaxias), no tendrán traducción al inglés ni español, y el suave pero persistente zumbido mecánico de una nave que, en realidad, no es una nave.

PUBLICIDAD

Incluso las actividades más sencillas requieren que se deleite con el universo de La Guerra de las Galaxias y los que estén dispuestos a seguir el juego sacarán el máximo partido. Por ejemplo, cuando pregunté qué contenía uno de los cócteles que se servían en el bar cantina Sublight Lounge, el personal insistió en que era “fruta Muja recién exprimida”, que no existe en el mundo real (seguramente el personal encontrará la forma de mantener el carácter incluso cuando confirme si los ingredientes galácticos pueden entrar en conflicto con sus alergias alimentarias en la vida real). Un descanso de toda la acción probablemente signifique jugar una ronda de Holo-sabacc, una alternativa del universo al video póker, o una visita al “simulador climático”, que permite salir de la nave sin ventanas para tomar aire fresco sin salir de la propiedad.

Aun así, la singularidad de la experiencia también deleitará a quienes simplemente quieran probar algo nuevo o experimentar Disney de forma diferente. He visto lo bien que se ha llevado el universo de La Guerra de las Galaxias a través de atracciones de parques temáticos como Star Wars: Rise of the Resistance, pero me sentí escéptico de que alguien pudiera recrear de forma convincente ese mundo durante días y días sin que se sintiera como algo artificioso.

Esos temores se disiparon rápidamente cuando, tras unas pocas horas dentro del espacio experimental, me encontré de nuevo fuera, bajo la luz de la luna floridana, desconcertado y algo perplejo por lo diferente que había sido el tiempo dentro. ¿Cómo es posible que hayan ocurrido tantos viajes justo al otro lado de ese muro? La única manera de reconciliarlo era a través de trucos mentales Jedi, de los que Disney claramente tiene muchos.

PUBLICIDAD