Estilo de vida

¿Una celebración festiva sin estrés? Es posible con estos trucos

Aquí tienes algunos consejos para verdaderamente disfrutar de tus fiestas en esta temporada festiva.

fiesta de navidad
Tiempo de lectura: 6 minutos

Bloomberg — Después de casi dos años de distanciamiento social y vacaciones reducidas, muchos de nosotros estamos planeando grandes reuniones con la familia y los amigos en estas fiestas. La perspectiva de organizar un banquete o una fiesta navideña puede ser un poco desalentadora, especialmente después de tanto tiempo de descanso. Hemos hablado con expertos en entretenimiento y fiestas para encontrar los consejos y trucos que le ayudarán a ser el anfitrión con facilidad.

¿La principal conclusión? El distanciamiento nos ha ayudado a todos a darnos cuenta de que lo que más importa es el tiempo que pasamos juntos y la forma en que hacemos sentir a la gente, no las horas que pasamos frente a los fogones de la cocina. Rebecca Gardner, diseñadora de eventos y fundadora del sitio de comercio electrónico Houses & Parties, lleva toda la vida planificando y organizando fiestas fabulosas. “Éste es mi secreto: no tienes que hacerla tú para suceda. ¡Subcontrata! ¡Haz un pedido! ¡Delegue! Si te gusta cocinar, cocina dos cosas que te hagan feliz. Compra el resto”, dice. “Hay muchos restaurantes locales excelentes que agradecerán tu negocio. Entre Pepperidge Farm y Sister Schubert, nadie tiene que hacer panecillos. Aprovecha el tiempo extra para ponerte una mascarilla facial y tomar un gran vaso de vino. Da las gracias en silencio, ante el alegre caos de la temporada”.

Así que abandona tus delirios de grandeza y tus visiones de un banquete digno de Downton Abbey y diviértete de verdad estas fiestas de navidad. Aquí tienes algunos consejos.

Deja de fregar los platos

A nadie le gusta fregar los platos, así que subcontrata esa tarea por completo. Hay varias empresas fabulosas que alquilan mesas completas, entre ellas Table & Teaspoon, fundada por la extraordinaria artista Liz Curtis. Te envían todo lo que necesitas, desde los manteles y la vajilla hasta la decoración; tú sólo tienes que recoger y devolver, sin tener que preocuparte de lavar los platos. Ni siquiera necesitas un centro de mesa. “He diseñado la decoración para que, aunque no tengas flores, haya suficiente en la mesa para que sea realmente bonita y elegante”, dice Curtis.

También puedes comprar elegantes cubiertos desechables en una empresa como Sophistiplate. Esta empresa vende vajillas de papel y cubiertos de plástico con un bonito diseño y con temas festivos.

Reduzca su barra

No es necesario tener un bar completo para tener a la gente contenta. “Cuando se reciben las fiestas, los invitados tienden a sentirse abrumados si hay demasiadas opciones de bebidas para elegir”, dice Quentin Vauléon, sumiller de Frevo en Nueva York y ganador del premio al mejor sumiller joven de Francia en 2017. “Con el vino, el objetivo es encontrar no más de dos vinos que sean capaces de complementar la comida sin confundir al invitado”. Compra unas cuantas botellas de champán o vino espumoso y un vino tinto que guste al público, como el Pinot Noir y estarás preparado para la noche.

“Una botella de vino espumoso y una de vino tinto de cuerpo ligero o medio son la combinación perfecta”, dice. “¿Hay alguna forma mejor de empezar una cena navideña que el champán?”. Recomienda un Blanc de Blancs, un Extra-Brut o un Brut Nature, que combinan muy bien con la comida y tienen una gran frescura. Para el tinto, elige un Pinot Noir con un poco de edad “de Borgoña u Oregón, o puedes crear la sorpresa eligiendo uno de Central Otago en Nueva Zelanda o de la Patagonia en Argentina”.

Si le preocupan los derrames, o sabe que tiene un público amante de los blancos, añada un vino sin roble, como Sancerre, Chablis o Albariño.

Si quieres ofrecer bebidas alcohólicas, prepara una barra con los ingredientes de algunos cócteles clásicos, como un Negroni (Campari, vermut dulce, ginebra y un twist de naranja) o un Old-Fashioned (cubitos de azúcar, amargo de Angostura, centeno o bourbon y una rebanada de cascara de naranja).

Prepara un un playlist (lista de reproducción en español) curado (o róbale una a tu DJ favorito)

La música es la que realmente crea el ambiente. En lugar de poner una lista de reproducción de clásicos navideños o de éxitos de los 40, crea una lista de reproducción para tus invitados. Mei Kwok, DJ y miembro de la escena social de Nueva York y Los Ángeles, recomienda empezar con Spotify. Crea un playlist con algunas de las canciones favoritas de tus amigos, y el algoritmo te sugerirá canciones que las complementen. A Kwok le gusta mezclar diferentes géneros y cree que las canciones de época son la mejor manera de animar una fiesta. Dice que nunca te puedes equivocar con Don’t Stop ‘Til You Get Enough de Michael Jackson o con Whitney Houston cantando Higher Love sobre los ritmos de baile de Kygo. Muchos DJ, como Kwok, han publicado playlists en Spotify para que puedas escuchar sus canciones en casa.

Mantente lejos de la cocina

No te compliques. En serio. Nadie se divierte cuando el anfitrión está preocupado y terminando frenéticamente los platos en la estufa. Es natural querer hacer que los grandes eventos y las reuniones sean más especiales creando menús exagerados, pero la gente recordará cómo les hiciste sentir, no lo fabulosa, o terrible, que fue tu interpretación del Beef Wellington de Gordon Ramsay. Puedes optar por una de estas tres opciones: Cocinar platos fáciles en el horno o servir comida que se pueda comer a temperatura ambiente, pedir a tu restaurante favorito o crear una noche de calidad que tus invitados nunca olvidarán.

Si prefieres un banquete festivo clásico con todos los adornos, céntrate en los platos que se pueden hacer con antelación o que se pueden cocinar sin supervisión constante. Los asados elegantes y las guarniciones en sartén son tus amigos. También puedes invitar a cada uno de tus invitados a que traiga un complemento de comida en torno a un tema, como los platos clásicos de las fiestas o picadas al estilo tradicional o típico, lo que significa que tú sólo eres responsable de cocinar el plato principal. Esto hará que todo el mundo participe y te quitará presión.

Los restaurantes realmente perfeccionaron su juego de comida para llevar durante la pandemia y pedir una comida navideña es una gran manera de apoyar a los pequeños negocios locales. Muchos lugares crean menús navideños personalizados, como Alinea en Chicago y Delicious Hospitality Group, que está detrás de los locales neoyorquinos Charlie Bird y Pasquale Jones. Todo está ya cocinado, así que sólo hay que recalentar los platos o aderezar una ensalada. Goldbelly también puede enviar auténticos festines navideños a cualquier lugar de Estados Unidos.

En cambio, puedes sorprender a tus invitados con un inesperado maridaje que es increíblemente fácil. El champán y el caviar combinan a la perfección, una delicia. Empiece la noche con una elegante barra de caviar con varios tipos de caviar y huevas. Curtis mantiene su barra de caviar sencilla y divertida sirviendo caviar con créme fraîche (tipo de crema de leche, asi como su traducción al español del francés “crema fresca”) aromatizada con un poco de limón Meyer y patatas fritas sencillas. Entonces, cambia las cosas por completo organizando una fiesta de pizza. Tus invitados nunca olvidarán la noche, y la pizza combina de maravilla con el champán y el vino espumoso, así que no necesitarás un bar completo.

Mi definición de “entretenimiento sin esfuerzo” es cualquier cosa que te permita pasar más tiempo con tus invitados y menos tiempo planificando o en la cocina”, dice Curtis. “Significa conocer tus puntos fuertes y potenciarlos y dejar el resto para los expertos”.

¿Y qué pasa si no tienes ningún punto fuerte a la hora de organizar un evento? Creemos que deberías contratar un gran servicio de catering y dar por terminado el asunto.