Mercados

Vale considera aumentar producción de mineral de hierro en 2022

La cifra, no obstante, sería más baja que la estimada por analistas, lo que puede agregar volatilidad a los precios.

Tiempo de lectura: 1 minuto

Bloomberg — Vale SA espera aumentar la producción de mineral de hierro el próximo año, aunque a un ritmo más lento de lo que estiman algunos analistas, lo que puede agregar más volatilidad a los precios de la fabricación de acero después de un año de muchos altibajos.

La gerencia del segundo productor mundial planea buscar la aprobación de la junta el jueves para obtener una guía de entre 330 millones y 350 millones de toneladas métricas para 2022, dijeron personas con conocimiento del tema, que pidieron no ser identificadas porque las discusiones son privadas. Vale declinó hacer comentarios.

Eso sería superior a la producción de este año, que la compañía dijo el mes pasado probablemente estará en la mitad inferior de un rango de 315 millones a 335 millones de toneladas. Pero el punto medio de la guía para 2022 bajo consideración, si se confirma, quedaría por detrás del promedio de 345 millones de toneladas de las estimaciones de los analistas compiladas por Bloomberg.

La empresa brasileña presentará proyecciones para 2022 de producción, gasto de capital y otros indicadores financieros en su día anual del inversionista en Nueva York el 29 de noviembre.

La batalla de Vale para recuperarse del desastre de la presa de relaves en Brasil lo convierte en un factor de cambio importante en el lado de la oferta. Con el punto medio de la guía propuesta para 2022 ligeramente por debajo del promedio de las estimaciones de los analistas, las perspectivas de la empresa pueden ofrecer apoyo a una incipiente recuperación de los precios del mineral de hierro.

Después de perder más de la mitad de su valor desde mediados de julio hasta mediados de noviembre por una recesión en China, los futuros del mineral de hierro han recuperado algo de terreno por un posible estímulo en la nación asiática.

Ver más: Alta cocina y vida de lujo atraen trabajadores a las minas más remotas del mundo