Alemania ante una cuarta ola
Tiempo de lectura: 4 minutos

Bloomberg Opinión — Antes de la llegada de vacunas seguras y efectivas, lidiar con el Covid-19 en Europa era algo marcado por el miedo, la incertidumbre y herramientas contundentes como confinamientos y prohibiciones de viaje para evitar que los hospitales se vieran sobrepasados. Los países con restricciones generales como Israel, Austria y Dinamarca, cuyos líderes se identificaron a sí mismos como “primeros en moverse”, usaron sus estrictas reglas de distanciamiento social como una insignia de honor.

Este miedo ha vuelto a medida que la región lucha contra nuevos brotes que se trasladan de este a oeste. Austria se está hundiendo en un confinamiento, y su tasa de vacunación la hace parecer más un rezagado que un líder. La vecina Alemania, donde la salud pública jugó un papel secundario y quedó por detrás de la política este otoño boreal, se niega a descartar otro confinamiento. Dinamarca, a pesar de su alta tasa de vacunación, está registrando récords de casos después de levantar las restricciones en septiembre (el sur de Europa, menos complaciente, parece mejor situado por ahora).

PUBLICIDAD

Sin embargo, el exceso de optimismo no debería dar paso al exceso de pesimismo: esta última ola es diferente. Sin duda, el invierno será duro para una región con una gran divergencia en la cobertura de vacunación, la confianza en las instituciones y la calidad de la atención médica. La violencia está estallando ante la perspectiva de una pandemia más larga de lo esperado. Pero Europa tiene ahora más herramientas a su disposición para abrirse camino para convivir con el Covid-19.

El continente tiene una gran cantidad de vacunas, pero necesita apuntar más alto para alcanzar los umbrales de inmunización. Los epidemiólogos calculan que la cobertura debería estar por encima del 85% para marcar la diferencia frente a la variante delta y eso se confirma al comparar los casos diarios con las tasas de vacunación. Austria es un ejemplo actual de cómo incluso una cobertura del 66% puede no evitar que las salas de cuidados intensivos se llenen y que las tasas de mortalidad alcancen máximos de nueve meses; se seguirá de cerca su nueva política de vacunación obligatoria, prevista para febrero, aunque es poco probable que otros países la copien pronto.

El ejemplo de Israel, cuya tasa general de vacunación es incluso más baja, del 64%, muestra que las campañas de refuerzos pueden marcar la diferencia a medida que disminuye la protección de quienes ya están inmunizados. El país ha distribuido terceras dosis al 45% de su población, la segunda tasa más alta del mundo, según datos de Bloomberg, después de dirigir la campaña en primer lugar a las personas mayores hace meses; la vida es casi normal allí de nuevo.

PUBLICIDAD

Europa ya ha puesto en marcha campañas de refuerzos para los mayores de 65 años, pero debería ampliar el acceso lo antes posible.

El matiz es que existe un límite en lo que las vacunas pueden hacer sin cuidados. La necesidad de abandonar la precaución cuando los casos son bajos, que es esencialmente lo que hicieron Dinamarca y otras naciones este verano boreal, es parte del problema. Desde entonces el país ha vuelto a imponer las mascarillas y los pasaportes de vacunas, que pueden no parecerse a la vieja “normalidad” prepandémica, pero que ofrecen una gestión de virus más sólida a largo plazo.

“Estas vacunas están autorizadas para la prevención de enfermedades graves y la muerte, no son endémicas de una pandemia”, me dice David Nabarro, enviado especial de Covid-19 de la Organización Mundial de la Salud. “Mi punto básico para todos los países es que, si realmente desea evitar que ocurran las oleadas, reduzcan la circulación del virus”.

PUBLICIDAD

Oscilar entre la “libertad” y el pánico claramente no funciona para la salud pública. Los responsables de la formulación de políticas deben cambiar su comunicación de la crisis y el miedo, que probablemente se vuelve menos eficaz con el tiempo de todos modos, hacia la gestión de riesgos a largo plazo. La inversión en atención primaria también será importante como primer puerto de prevención. Para los que dudan de las vacunas, se necesitarán mejores estrategias de información junto con la coerción, dice Yarden Vatikay, exjefe de la Dirección Nacional de Información de Israel.

Este va a ser un invierno duro, especialmente para países con bajas tasas de vacunación y la ola actual es un recordatorio de nuestra tendencia a subestimar este virus. Pero estamos mejor armados que nunca, reconoce Elias Mossialos, profesor de la London School of Economics.

Los tratamientos sin vacunas están a la vuelta de la esquina, desde píldoras hasta anticuerpos monoclonales. Una combinación de medidas, desde vacunas de refuerzo hasta mascarillas y pasaportes de vacunas, puede no parecerse en nada a nuestro mundo prepandémico, pero ofrece una forma más sostenible de avanzar que los métodos duros que alguna vez fueron aclamados por los pioneros. Vivir con este virus sigue siendo un objetivo alcanzable.

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.