PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Mercados

Mercado accionario mexicano enfrenta constante contracción

En los últimos años, la incertidumbre política bajo la presidencia de Andrés Manuel López Obrador ha pesado aún más en el mercado, dijeron analistas.

Tiempo de lectura: 3 minutos

Bloomberg — Mientras que lugares como Brasil, Hong Kong y Estados Unidos han registrado nuevas salidas a bolsa este año, el mercado de valores de México se ha contraído a medida que se desvanece el interés tanto de los inversionistas locales como de los extranjeros.

Esto amenaza el estatus de México como potencia de los mercados emergentes y presenta el riesgo de causar daños a largo plazo a la segunda economía más grande de América Latina al limitar la capacidad de las empresas para recaudar fondos de inversionistas locales.

PUBLICIDAD

“Cada vez más, México se vuelve un poco menos interesante para los inversionistas extranjeros porque la cantidad de empresas líquidas está disminuyendo”, dijo Luis Carrillo, quien lidera el equipo de renta variable para América Latina de JPMorgan Asset Management. “Cuanto más pequeño sea el mercado, menos interesante será y, con ello, aumentará el costo del capital”.

Ver más: El SIC le está robando mercado a la propia Bolsa Mexicana y a BIVA

Es un duro cambio para México, que había liderado un auge durante la década de 1990 en los mercados emergentes, pero se quedó atrás cuando países como Brasil flexibilizaron las regulaciones del mercado y la atención de los inversionistas se centró en China para aprovechar un crecimiento económico más rápido y una población más grande.

PUBLICIDAD

Te puede interesar: Más oferta y mejores retornos hacen a inversionistas mirar a Estados Unidos

La ponderación del país en el principal índice de mercados emergentes de MSCI cayó de un máximo de 13% en 2001 a un mínimo del 1,6% en febrero. Ha subido levemente desde entonces al tiempo que las acciones mexicanas superaron a sus pares, ayudadas por las relaciones con EE.UU. y su sólida recuperación de la crisis causada por la pandemia.

“Vemos un mercado en constante contracción”, dijo Rodolfo Ramos, estratega de Bradesco BBI.

PUBLICIDAD

En los últimos años, la incertidumbre política bajo la presidencia de Andrés Manuel López Obrador ha pesado aún más en el mercado, dijo Ramos. Desde que ganó las elecciones en 2018, López Obrador ha sembrado inseguridad jurídica con sus amenazas contra las empresas energéticas privadas y parte de la clase empresarial del país. Eso ralentizó las nuevas inversiones y frenó el crecimiento.

Pese al rendimiento superior que ha registrado México este año, Ramos dijo que muchos de los fondos más grandes de América Latina le siguen asignando una infraponderación. “No se han vuelto más constructivos”, dijo. “La narrativa sigue siendo bastante mala”.

La oficina de prensa de López Obrador no respondió a una solicitud de comentarios sobre si sus políticas están afectando el mercado.

PUBLICIDAD

En medio del estancamiento, la principal bolsa de valores y una nueva bolsa rival que comenzó a operar en 2018 no han podido alentar a más empresas a cotizar y ya han pasado 16 meses desde la última oferta pública inicial.

Te puede interesar: México figura poco en el radar de los grandes fondos

Carrillo, de JPMorgan, dijo que las autoridades financieras no han logrado reducir la burocracia y los obstáculos fiscales de la misma manera que lo hizo Brasil para alentar a las empresas a salir al mercado.

PUBLICIDAD

“Es lo mejor que se puede hacer para que eso suceda, pero no parece importarles”, dijo.

Sin nuevas empresas interesantes que lleguen al mercado, y otras empresas familiares que no estén dispuestas a cotizar en bolsa, la liquidez del mercado se está agotando.

PUBLICIDAD

Solo seis acciones en el índice IPC de 35 empresas cotizaron un promedio de al menos US$10 millones por día durante octubre. Eso está por debajo de un máximo de 16 acciones en 2013, cuando las reformas económicas del expresidente Enrique Peña Nieto entusiasmaron a los inversionistas.

En comparación, 87 de las 92 empresas en el índice de referencia de Brasil cotizaron por encima de US$10 millones por día el mes pasado, incluidas empresas que comenzaron a cotizar en los últimos años como Pet Center Comercio e Participações SA y Locaweb Servicos de Internet SA. Los inversionistas en México siguen negociando los mismos nombres, como el minorista Wal-Mart de México SAB y América Móvil SAB de Carlos Slim.

Ver más: El fantasma de la cuesta de enero perseguirá a Walmart, Oxxo y Liverpool en 2022

PUBLICIDAD

Las acciones más negociadas del país dejan de manifiesto otro de los problemas que frenan a México: la preponderancia de unas pocas empresas poderosas que han limitado el espacio para nuevos competidores.

William Pruett, quien administra el principal fondo latinoamericano de Fidelity Management and Research Co., dijo que los reguladores de México no han ayudado a fomentar las nuevas empresas al tiempo que permiten que las compañías sigan siendo dominantes en sus sectores.

“Es un mercado tan concentrado”, dijo. “No se tiene la variedad de opciones en México que se tiene en Brasil”.

Te puede interesar:

PUBLICIDAD